El hombre nuevo y la profesora cuenca

La profesora cuenca esta culillua, es decir asustada. Ve venir a las Ordás de comunistas dispuestas a quitarle su casa, su carro, su tv plana, su micro ondas, y sus cuatro corotos. Y es que la han asustado, le han llenado de miedo la cabeza.

Primero le dijeron que ella no es pueblo, y que el comandante presidente solo gobierna para el pueblo. Ella profesora de una universidad no puede ser considerada pueblo, ella no se mezcla con los marginados, los pata en el suelo, los desarrapados, los cerricolas y otros bichos.

El hombre nuevo profesora esta en muchos lugares de la patria. Lo puede ver en los consultorios de BARRIO A DENTRO, EN LAS MISIONES, EN LAS UNIVERSIDADES POPULARES, EN LA UBV, EN LOS SISTEMAS DE SALUD, en las escuelas bolivarianas, en cada uno de los estudiantes, y profesores, en cada mujer de los comedores populares, cada venezolano y venezolana que trabaja en la misión vivienda. Allí esta el hombre y la mujer nuevo y nueva. Si usted no los ve es que esta ciega o no quiere verlos. Diré un lugar común: ?no hay peor ciego que el que no quiere ver?

Si hay un hombre y una mujer nuevo y nueva profesora Cuenca, si los hay, están ante su nariz. Usted se niega a verlos, no lo interesa verlos. Reconocer que el proceso revolucionario esta cambiando a la gente, la esta haciendo conciente de su ser y su circunstancia. Vamos a ver: el pueblo esta despertando y entendiendo que la constitución es una realidad, que le da derechos, y que el estado tiene la obligación de satisfacer las necesidades vitales.

Profesora Cuenca hay una nueva clase de gente que se esta formando en nuevos valores humanos; no en los del capitalismo salvaje, no en los de la sociedad de consumo, no en el modelo de explotación del trabajador para que un empresario se haga rico con la plusvalía que generan los trabajadores.

Usted profesora representa a lo peor de la clase dominante, burguesa, capitalista; a los que viven del sudor, dolor y necesidades de los que de verdad trabajan. Usted niega una realidad que salta a la vista, que se puede producir, generar ganancias sin explotar a la gente.

Da pena ajena verla a usted repitiendo como cotorra mojada un discurso trasnochado, sesentero, mackartista y aburrido sobre el comunismo.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2036 veces.

Comparte en las redes sociales