A las maestras y los maestros en su día

En primer lugar quiero felicitarles y como maestra que soy darle un mensaje: El amor por la patria nos necesita, crear una nueva escuela, como la denominó el maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa, es una necesidad urgente, para formar la ciudadanía que necesitamos en la Venezuela de hoy. A pesar que hemos tenido avances en su concepción de la educación definida en la Constitución y en la Ley Orgánica de Educación, la institución donde se concreta la formación de ciudadanas y ciudadanos debe profundizar su función social, donde el aprendizaje se produce en el convivir con docentes, con los pares, con las familias y la comunidad, a la vez que brinde oportunidades para estar en contacto con materiales educativos y tecnológicos. Una escuela que conecte los aprendizajes al mundo real, a los contextos donde el ser humano se desarrolla día a día, relacionando el conocimiento con la realidad y permitiendo que los y las estudiantes actúen sobre ella. Una escuela que propicie el aprendizaje sobre la propia persona, sobre el lugar que ocupa en la sociedad, en la vida y en el mundo, desarrollando esperanzas y expectativas, además de capacidades y habilidades; con valores de solidaridad, responsabilidad, amistad, justicia y paz.

Construyamos una escuela para contrarrestar el poder de los medios de comunicación, como socializadores, especialmente la televisión, que han tenido un papel importante en la formación de los venezolanos y las venezolanas, porque prácticamente han ido invadiendo el entorno familiar; es así que niños, niñas, adolescentes, jóvenes y familias comparten con ese huésped permanente, espejo de una cultura mediatizada que hace de foco central del televidente (ser que aprende) lo utilitario, el consumo, que se presenta de una forma divertida, de entretenimiento que asemeja a la felicidad y ésta se logra si se consume más, quien tenga más bienes materiales, exaltando el culto al éxito, que se identifica con dinero y poder al cual todos y todos tenemos que llegar para ser plenamente felices. Y en este escenario a la escuela de hoy le corresponde competir con ella (la Tv.), contrarrestando su poderoso apetito de venta con creatividad, producción y construcción de calidad de vida, con valores de identidad y desarrollo endógeno.

En esta escuela, maestras y maestros son protagonistas, sé que muchos de ustedes han avanzado en este proceso de cambio escolar, con esfuerzo y dedicación. Es bueno reflexionar que estoy haciendo y que me falta por hacer en este contexto de la escuela nueva. Nuestra profesión es la más importante de la sociedad porque de lo que hagamos o dejemos de hacer depende que ciudadanía vamos a tener, y esta define la patria que queremos.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 902 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /educacion/a157622.htmlCUS