El segundo gran objetivo histórico de la revolución y las empresas básicas de Guayana.

El plan socialista 2013-2019 y las empresas básicas

En un artículo aparecido el día domingo 24 de junio en el periódico “Correo del Caroní”, el abogado Eliécer Calzadilla, ex Secretario General de Gobierno de Andrés Velásquez en la gobernación del estado Bolívar, plantea “El asunto no es defender la empresas básicas, es sanearlas”, afirma que hay “…mafias que suministran y compran… integradas por amigos y compadres de los funcionarios y gerentes…cobro de comisiones…miles tal vez, de trabajadores que no trabajan y cobran completo…malandros armados que atracan y amedrentan a los trabajadores a diario.” Todos estos ilícitos existieron y se fortalecieron en las empresas cuando el señor Calzadilla era director de la CVG, peor aun, ellos intencionalmente las deterioraron para entregarlas a las transnacionales. Ni él ni nadie pueden negar que en los primeros 5 años del proceso bolivariano las empresas se recuperaron y llegaron a sus records de producción históricos. Posteriormente, debemos reconocer, se inició una caída que ha empeorado y actualmente amenaza peligrosamente a las empresas básicas.

La solución para los partidarios de la oposición es sanear las empresas, que para ellos se resume en botar a miles de trabajadores, y así crear las condiciones atractivas para ofrecerlas nuevamente en venta a las transnacionales. Para los revolucionarios la respuesta a la crisis de las empresas básicas está en “El plan de gestión bolivariana socialista 2013-2019” presentado por el Presidente Chávez a la consideración del pueblo venezolano el pasado lunes 11 de junio.

En su segundo gran objetivo histórico, la Propuesta del Candidato de la Patria para la gestión bolivariana socialista 2013-2019 plantea: “CONTINUAR CONSTRUYENDO EL SOCIALISMO BOLIVARIANO DEL SIGLO XXI EN VENEZUELA, COMO ALTERNATIVATIVA AL MODELO SALVAJE DEL CAPITALISMO Y CON ELLO ASEGURAR LA “MAYOR SUMA DE SEGURIDAD SOCIAL, MAYOR SUMA DE ESTABILIDAD POLITICA Y LA MAYOR SUMA DE FELICIDAD”, PARA NUESTRO PUEBLO.” (Pag. 4,)

Este gran objetivo tiene como trasfondo el planteamiento que con el desarrollo del socialismo se puede lograr que el pueblo alcance la mayor suma de felicidad, que tiene una primera estación en la satisfacción de las necesidades materiales, que implica la producción de suficientes bienes y prestación de servicios para todos, es decir, podemos y tenemos que alcanzar mayor eficiencia y el menor impacto ambiental con el socialismo. Es un gran reto, que se propone superar tanto al sistema capitalista, como también al socialismo que se impuso en la Unión Soviética, que terminó siendo tremendamente improductivo, burocratizado y favorecedor de los vicios prexistentes en el capitalismo.

Mas adelante como objetivo nacional en el punto 2.1 platea: “Propulsar la transformación del sistema económico, para la transición al socialismo bolivariano, trascendiendo el modelo rentista petrolero capitalista hacia el modelo económico productivo socialista, basado en el desarrollo de las fuerzas productivas.” (Pag. 18)

Ahora bien, la superación del sistema capitalista solo se puede lograr si trascendemos el modelo rentista petrolero, que ha caracterizado a la economía venezolana incluso en la V República, por lo que para alcanzar la mayor suma de felicidad del pueblo venezolano de una forma sustentable, es indispensable partir del esfuerzo productivo propio de la clase trabajadora y no de la Renta petrolera. Esto lo podemos lograr desarrollando el mayor potencial de las fuerzas productivas, a través de la calificación de los trabajadores para el óptimo manejo de los procesos productivos, el fortalecimiento de la investigación tanto básica como aplicada y el desarrollo de tecnologías adaptadas a nuestras necesidades. Se requiere de mucho estudio, mucho trabajo, mucha constancia, menos paternalismo y eliminación del nepotismo, el clientelismo, el burocratismo y la corrupción.

En el punto 2.1.3 se expone que debemos: “Desarrollar modelos de gestión de las unidades productivas incluyentes, participativos con los trabajadores y trabajadoras, alineados con las políticas nacionales, así como con una cultura del trabajo que se contraponga al rentismo petrolero, desmontando la estructura oligopólica y monopólica existente.” Y el punto 2.1.3.1 “Construir una cultura del trabajo que se contraponga al rentismo mediante el impulso de la formación desde la praxis del trabajo, conciencia del trabajador y trabajadora, como sujetos activos del proceso de transformación y participación democrática del trabajo bajo los más altos intereses nacionales.” (Pag. 19)

Los trabajadores de Guayana debemos reconocer que tenemos una gran deuda con el país, pues a lo largo de la aplicación del modelo de gestión protagónico, que se inició hace más de dos años con la designación de presidentes “supuestamente” por la base, no hemos avanzando en la consolidación de una cultura del trabajo que se contraponga al rentismo petrolero. Se confundieron los intereses del economicismo sindical, con los intereses de la clase trabajadora dirigiendo la economía. Esto lo ha aprovechado la oposición para atacar la gestión revolucionaria, tratando de demostrar que solo con el capital privado puede desarrollar y sostener un poderoso sector industrial. Se requiere de un gran esfuerzo ético, político y técnico, para alcanzar este propósito de re-educar a la gran mayoría de los trabajadores permitiendo que se apropien de la cultura del trabajo, que se contraponga al rentismo petrolero.

Aquí se describe el gran reto de la construcción del socialismo a partir de la clase trabajadora venezolana, se trata de contraponer al rentismo una cultura de trabajo, desde la praxis del trabajo con participación democrática orientado por los altos intereses nacionales. En este aspecto el cambio debe ser radical, el liderazgo revolucionario debe dar el ejemplo para avanzar en la dirección correcta. La oposición nos ataca porque, cientos de compañeros trabajadores en las empresas de Guayana, por años han disfrutado de permiso remunerado a tiempo completo para ejercer la actividad sindical o incluso extra-sindical. Esto obstaculiza la construcción de una cultura del trabajo y viola la equidad salarial, ya que un compañero que no está incorporado al proceso productivo obtiene una remuneración idéntica a otro trabajador que cumple con todas sus funciones y responsabilidades. Además el sindicalista o trabajador con permiso remunerado por largo periodo pierde legitimidad porque se desvincula de sus compañeros y de la praxis del trabajo que es la que genera la conciencia transformadora.

No creo que las empresas básicas del estado, o de cualquier forma de propiedad social sean menos eficientes y menos productivas que las empresas de propiedad privada, lo que creo es que, especialmente en los últimos años, se han dirigido las empresas con una visión sindicalista-economicista-dependiente de la renta petrolera, divorciada totalmente de la concepción socialista y arropada por el clientelismo.

Finalmente, para combatir esta conducta rentística se propone “2.4.1 Preservar el acervo moral del Pueblo venezolano y reforzarlo mediante estrategias de formación en valores. 2.4.1.1 Preservar los valores tradicionales del Pueblo venezolano, de honestidad, responsabilidad, vocación de trabajo, amor al prójimo, solidaridad, voluntad de superación, y de la lucha por la emancipación; mediante su promoción permanente y a través de todos los medios disponibles, como defensa contra los antivalores del modelo capitalista, que promueve la explotación, el consumismo, el individualismo y la corrupción, y que son el origen de la violencia criminal que agobia a la sociedad venezolana.” (Pag. 25)

La dirigencia revolucionaria tiene un gran reto. Solo es posible derrotar a los saneadores-privatizadores y alcanzar la meta de constituirnos en una potencia mundial en el hierro, acero y aluminio, si transformamos a las empresas básicas de Guayana en empresas de carácter socialista con trabajadores que practiquen la Honestidad, responsabilidad, vocación de trabajo, amor al prójimo, solidaridad, voluntad de superación y de lucha por la emancipación.


.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 5766 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Ideología y Socialismo del Siglo XXI

Oposición y golpismo

Control Obrero, Cooperativismo y Desarrollo Endógeno

US Y /endogeno/a145717.htmlCUS