Chávez y Sidor, Sidor y Chávez

I.

Es pertinente evaluar esta relación para entender el momento histórico que se vive en Sidor.

Del movimiento sidorista se puede decir con plena seguridad, que histórica e industrialmente mueve o paraliza al país, también que ha tenido una gran resonancia política y que es una fuerza descomunal para defender la revolución.

Del Camarada Chávez es inocultable su amor por la industria bandera de Venezuela en el mundo.

Si entendemos esto, vamos a llegar a la esencia de lo que se busca con los últimos cambios en el gigante siderúrgico.

II.

Algunas remembranzas pueden ayudarnos a identificar la fuerza del movimiento sidorista y la motivación de Chávez cuando de Sidor se trata.

El movimiento matancero fue ejemplo a seguir para derrotar al puntofijismo, hasta que Andrés Velázquez y la Causa R, lo traicionó vendiendo la presidencia de la Republica.

Desde Sutiss se acumularon fuerzas sindicales para enfrentar la privatización, hasta Septiembre 1997, cuando Jorge Roig (diputado) ordenó el repliegue para que vendieran a Sidor.

La Asociación de Profesionales de Sidor (APPSO) en 1994, siendo yo uno de sus dirigentes, fue el Comando de Bienvenida de Chávez a su salida de la Cárcel de Yare.

Chávez en Guayana (1994), lo primero que visitó fue el Portón 3 de Sidor, donde el único Guardia Nacional (un catire por cierto) que estaba de turno le rindió los honores militares y después la flota se demoró unos minutos porque los obreros querían saludar al hombre del “Por Ahora”.

Chávez en campaña electoral, desde Guayana, prometió acabar con las privatizaciones y devolver las prestaciones sociales a la clase trabajadora.

Chávez recorrió Sidor y mandó a parar la “bendita” reestructuración de la deuda que pedía Ternium. A Ramón Cañizales lo botaron de Sidor por hacer esa caminata con Chávez.

Cuando montaron a Carmona en Miraflores los sidoristas se convirtieron en acero líquido para defender a Chávez.

En el paro petrolero el movimiento siderúrgico al rojo vivo fue hasta Anaco a liberar el gas que mueve a Guayana.

Fue Chávez quien dio la luz verde para que, en condiciones especiales, transfirieran las acciones y sus dividendos a los Accionistas Clase “B”.

Chávez anuncio la nacionalización de Sidor en medio de un grave conflicto.

El movimiento sidorista tuvo su letargo, pero se ha reanimado, al punto que la actividad política llena los espacios, superando la actividad “lochera”.

Chávez creó la figura de Presidentes-trabajadores y Sidor fue incluida en el injerto socialista.

El propio Chávez ha atendido a los tercerizados de Sidor.

Sidor es el pilar fundamental para la Gran Misión Vivienda Venezuela.

Este 2 de Agosto, en medio de un conflicto de calle, Chávez destituyó al Presidente-trabajador

III.

Los sidoristas han actuado con razón, aunque a veces con excesiva fuerza opacando el objetivo de su lucha.

En tanto que, Chávez siempre ha tenido a Sidor en su Horizonte Estratégico tomando medidas para preservarla, proteger a sus trabajadores y favorecer al pueblo.

Esta clara la fusión Chávez y Sidor, Sidor y Chávez.

Hoy, que hay un alto y unos cambios, mas que desesperarnos, debemos confiar en Chávez y ponernos a su orden para replantear la vida de Sidor en pro de optimizar los recursos, aumentar la producción de bienes para la Misión Vivienda, desarrollar la Contraloría Social y unificar el movimiento sidorista en torno a los Consejos de Trabajadores y la Constituyente Sindical.



¡Sidor somos todas y todos!.


Alexis Adarfio Marín
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2435 veces.