¿El Liderazgo de Nicolás Maduro?

El terrorismo mediático internacional y nacional enfiló sus baterías en contra de nuestro canciller y presidente encargado, Nicolás Maduro. Arremete en la escala de los comentarios desde los mas adulantes hasta los mas “ecuánimes y ponderados”. No le han desatado la guerra. “Por ahora son frases bonitas”. Una vez que hayan confirmado tu férrea disposición a serle fiel a la patria, al pueblo y a Chávez, desatarán la furia, fascista, imperial militar y terrorista de estado.

La practica ensalzadora de los medios de comunicación burgueses han dejado caer perlitas como: “El reto en manos de Nicolás Maduro: Es uno de los líderes jóvenes de mayor capacidad”; “Nicolás Maduro, ¿cambio con continuidad?; “Nicolás Maduro es un civil y por eso cesará el radicalismo”; “Este es un Gobierno cívico-militar, pero Maduro hará que nos unamos más, pues la revolución no dependerá de un solo hombre (Hugo Chávez), sino de todos”; “Venezuela está virtualmente paralizada”, dice presidente de FEDECAMARAS y pide “ajustes macroeconómicos urgentes”; también pidió FEDECAMARAS a Nicolás Maduro, “Aplicar ajuste cambiario”, continua diciendo “no esperemos a enero.

Las decisiones hay que tomarlas ahora”. Mosca NICOLÁS, cuando la canalla te admira y reconoce virtudes públicamente, es porque andan pescando en río revuelto. Las alabanzas provenientes de este sector hay que tomarlas como lo que son, AMENAZAS a la unidad y el avance revolucionario.

Nosotros, aun cuando convencidos de la capacidad y liderazgo de Maduro, nos permitimos alertarlo ante la inminente escalada, que seguramente también pasará, por la intermediación de esos que llaman quinta columna o derecha endógena con intenciones “conciliadoras” con las “originales” propuestas de la “reconciliación”, “tender puentes”, con la derecha burguesa, que tanto daño le ha hecho al pueblo venezolano y a la revolución bolivariana; como ejemplo les invito a recordar tres insignes expresiones de esta conciliación: el paro medico-gremial general de la FMV que duró año y medio culminando en septiembre de 2003, el golpe de estado de abril de 2002 y el paro petrolero sindical-patronal de 2002-2003.

Debe quedarle bien claro a la burguesía nacional y transnacional, al imperialismo y al mundo entero, que el pueblo venezolano y latinoamericano-caribeño, hemos asumimos este proceso libertario, independentista y de autodeterminación para siempre. Nicolás Maduro es expresión de este pueblo y no puede ser de otra manera. Parafraseando a Lenin: “es ahora o nunca”, Nicolás, radicalicemos la revolución bolivariana. Ceder ante la oligarquía y el imperio es perder la patria. Necesario es vencer. Viva Chávez.


[email protected]

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3185 veces.