Desarrollistas o Revolucionarios

La Teoría del Socialismo para el Siglo XXI conlleva una lucha contra los tres modelos económicos que determinan la economía global como son el acuerdo o consenso neoliberal de Washington, el consenso desarrollista de Beijing y el de Mumbai.. Estos nuevos argumentos económicos constituyen una estrategia de lucha para lograr un pensamiento único sobre la nomenclatura de la economía cibernética y sus equivalencias, (Kantorovich- Arno Peters). Aunque existe un cursor de freno al capitalismo y al sistema fiscal norteamericano las propuestas no han sido tan exigentes por la manera en que se mueven los sistemas de mercadeo.

Se necesita mucha disciplina para sustituir una hegemonía o disciplina de mercado. La autogestión coordenada, la valorización de los productos y los modos de producción exigen un criterio de ascenso e ideología para contemplar en Venezuela y sus países aliados una nueva manera de concebir la democracia, como la viabilidad de manejar los límites sociales con gran discreción. Es un choque entre el socialismo estructural y el capitalismo tras la búsqueda de un mercado emergente, donde el socialismo comunitario es fundamental para el debate político y donde el presidente Hugo Chávez Frías ve como una alternativa para abastecer a las comunidades en un momento de urgencia política. En México se han tenido reuniones al respecto, pero conocemos el sentido de destabilizaciòn de Estados Unidos y las potencias aliadas hacia el Orden Global, siendo ellos mismos sus progenitores.

Hay que fortalecer el sistema agrario para producir y germinar la buena semilla con el fin de acabar con la escasez agroalimentaria y cese la inflación como especulación, la idea es fortalecer nuestro sistema económico y, mediante un acuerdo nacional hacia el dialogo lograr que los Estados integrantes del BRIC cohabiten con nuestro gobierno. La burguesía busca erigirse en nuevas formas de mercado, teniendo presente el valor del mercado y el parlamentarismo partidista, de allí el interés que muestran por fomentar la rigidez y control de los cuerpos legisladores e infiltrarlos para controlar los medios audiovisuales y productivos, nunca nuestra posición debe ser elisteca. Su debilitamiento en Venezuela sobre el sufragio general en momentos electorales, la ha llevado a concertar con la pequeña oligarquía.

Acá la tibieza debe agotarse. Los venezolanos debemos deslatarnos de nuestra tibieza política y luchar con la nueva clase desarrollista que germina en el país, donde, todavía se nos hace detectar los informes destabilizadores a tiempo, donde una nueva policía nacional sin preparación ideológica y disciplina son pasto del hampa infiltrada por los desarrollistas del imperio y no son capaces de cortar el nudo gordiano del problema. El curso de formación es corto, teniendo la misma sintomatología de los viejos cuerpos policiales. Son el estrato más inferior que sufre los ataques de quienes controlan el poder económico e ideológico, ya que capitalismo y socialismo no pueden retroalimentarse mutuamente.

El problema no está en Washington, los viajes a Estados Unidos desde Venezuela se encuentran saturados y esto, tiene un costo político. Los gobiernos desarrollistas amañan a las masas latinoamericanas sobre la verdadera gravedad de la situación y sin pedir explicaciones dañan nuestra economía interna y somos presas fáciles del corredor imperial, cuyos asentamientos diplomáticos se encuentran en Colombia, México, Honduras y con una voz globalizada en Cuba, Yoani Sánchez. Es cuestión de plantearse los costos políticos y económicos, tengo una razón para exponer esto, pero algunas veces el silencio es una opción por los que se atreven a cobrarle a uno el alto costo político. Este proceso revolucionario es una finta de la realidad. A pesar de los dólares dados por CAVIDI a los empresarios sean bolivarianos o no, se antojan comprar repuestos y materia prima de baja calidad para venderlo en los puntos de venta del país a un costo elevado y otra parte del dólar iría a las islas antillanas o Estados Unidos a cumplir su logística en la mercadotecnia.

Reflexionemos, amigos columnistas de Aporrea, no ataquemos a un columnista de primera, busquemos la racionalidad económica y veamos sus aciertos y distorsiones, pero, hay una verdad sobre ese pensamiento y un solo discernir, el del Comandante Chávez Frías.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1249 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /ideologia/a156479.htmlCUS