La Devaluación Del Bolívar. Una Traición A La Revolución Bolivariana

La cosa está que arde, pues se acordó por parte de nuestros sabios ministros de la economía, unos tíos competentes, sesudos y estudiosos, que se llaman chavistas y dicen ser revolucionarios bolivarianos y socialistas. Devaluar nuestro signo monetario, llamado Bolívar, en honor al padre de la patria. Lo que es peor, esta medida ha sido ya aprobada sin consultarla con el pueblo, que acaba de dar su voto para reelegir al presidente y comandante Hugo Chávez, y pocos días después para ganar casi todas las gobernaciones.

¿A quienes, beneficia esta medida? Enseguida encontramos la respuesta, sin temor a equivocarnos, precisamente a los poderosos grupos económicos y de oligarcas nacionales, que tiene ya hace tiempo el Bolívar en bancos del exterior en dólares.

La clase oligarca y explotadora, todos enemigos de la clase obrera, gracias a esta medida ven aumentados ahora sus capitales. Ya hoy, el dólar negro amaneció a 30 bolívares. Estos tíos que no creen en pajaritos preñaos, tienen suerte, tienen quien trabaja para ellos desde el gobierno, -sin costarle un centavo- son precisamente nuestro ministro de la economía, director y sub director del Banco Central y hasta un vice presidente. Personas estas, de toda confianza en el gobierno del recién reelecto presidente Hugo Chávez, los que han implementando esta devaluación, con la que ellos –explotadores del pueblo- tanto soñaban y solicitaban a gritos por sus medios, como una medida necesaria, desde mucho antes de las elecciones presidenciales. Aquí cabe el tan conocido refrán popular: “Cachicamo trabajando pa lapa” grupos opositores al gobierno, presionaron con la falta de artículos de primera necesidad en abastos, farmacias, panaderías, añadido esto a la inflación en los precios de todos los artículos.

Todos los años la historia se repite, lamentamos en 14 años el gobierno de Chávez, no ha logrado frenar este problema cíclico que afecta negativamente a la clase más necesitada.

Ahora los oligarcas, aquellos del golpe petrolero, los del paro empresarial, están contentos, y felices frotan sus manos avarientas, pensando en su próximas jugadas y calculando a cuanto subirán sus nuevas fortunas vendiendo sus dólares en el mercado negro a bolívares treinta, como ya lo han empezado a hacer.

Juan Pueblito, que no tiene miles de millones de dólares depositados en bancos del exterior, ahora es más pobre el pobrecito. A él, le costará más la canilla de pan, el aceite, el café, la harina para sus arepas, el pollo y el azúcar.

¡Viva esta revolución! que enriquece a la oligarquía, y la hace más poderosa con esta medida, y otras que sin duda vendrán. Uno de los objetivos primordiales de este proceso era acabar la pobreza crítica. ¿se logra esto devaluando el bolívar? Nos parece que no, y como dice nuestro pana a la Revolución Bolivariana, le doblaron el brazo con esta medida.

Si devaluar es tan bueno y provechoso por qué nunca la ejerce el imperio estadounidense con su dólar, ya que de hecho el dólar está devaluado en su valor real adquisitivo. -Por algo será-. -digan lo que digan, la devaluación arrastra consigo más pobreza.

¿Por qué devaluamos?, cuando el petróleo está a buen precio. Ah, no será porque así automáticamente convertimos por arte de magos –magos pendejos- el precio de los dólares en más bolívares devaluados, claro así el gobierno tiene más bolívares por pago del barril petrolero, para pagar la llamada deuda interna, pero, ¡cuidado!, esto es un engaño, un boomerang. ¿Por qué? Muy sencillo a todos los pobres, les costará pagar más bolívares por todo lo que compren, sea lo que sea. Todos los servicios subirán sin duda y como consecuencia se tendrá que hacer un nuevo aumento en los salarios de los trabajadores para compensar el alza de los precios. Luego el gobierno bolivariano tendrá que sacar más bolívares ahora devaluados de sus arcas, o si no, el pobre por el que luchamos, será vencido por la pobreza. ¿Cierto? No es así como funciona esta vaina llamada economía y explicada al estilo pica piedras en dos platos.

Bueno, pero los cerebros infalibles de la economía venezolana, han decidido devaluarnos, -cueste lo que cueste- ahora, los escuálidos aplauden la medida, los que tienen sus dólares en bancos extranjeros aplauden a rabiar y gritan ¡viva la patria!.

El filósofo y activista de los derechos humanos James Petras en Ultimas Noticias página 16 expresa lo siguiente: “Pregunta el periodista” -usted ha dicho que esto no es una revolución- a lo que Petras contesta: “Al decir que no es una revolución, estoy hablando técnicamente.

Para nosotros hay está parte de la respuesta en las palabras de Petras.

Hacemos revolución o no hay revolución e hay el dilema diría Shakespeare.

¡Hasta la Victoria Siempre!

Los Panas Bolivarianos



[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 14318 veces.

Comparte en las redes sociales