¿Nicolás y Tibisay tienen culillo de contar los votos?

Todos conocemos los resultados dados por el C.N.E órgano del Poder Público Electoral. Nicolás Maduro ganó las elecciones presidenciales, en consecuencia, tenemos presidente: Nicolás sacó 7.563.747 votos (50.75%), y Capriles sacó 7.298.491 (48.97%). Hay una mísera diferencia. Pero bastaba un voto y había una victoria con mayoría legal. Bastaba un voto y era mayoría, pero fue más de un voto la diferencia, le sacó 265.256 votos. Eso es suficiente según la ley para vencer en contienda electoral. Para ser más exacto, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, a la que quieren violar al desconocer la victoria de Maduro, establece en su artículo 228, que “La elección del Presidente o Presidenta de la República se hará por votación universal, directa y secreta, en conformidad con la ley. Se proclamará electo o electa el candidato o la candidata que hubiere obtenido la mayoría de votos válidos”. Es evidente que la norma constitucional nos indica el carácter de una elección presidencial, es una votación universal, directa, secreta, y en fin, se proclama al que vence porque obtuvo “la mayoría de votos válidos”. En este caso Nicolás Maduro venció en las elecciones porque sacó la mayoría de votos válidos; lo demás, es querer desconocer la Ley.

A propósito de vencedores y perdedores, decía Charles Chaplin: “Hay que saber perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quienes se atreven”. Ambos se atrevieron, ambos fueron osados, tuvieron mucha resolución de participar en una elección presidencial. Hay que tener osadía para lanzarse a presidente de algún país en estos tiempos de crisis y caos mundial. Nicolás Maduro ganó con osadía, pero Usted señor Capriles, Usted, es un perdedor, además sin clase, y yo agregaría sin escrúpulos, porque detrás de desconocer la victoria de Nicolás hay un entramado político e ideológico planificado para usted lavarse la cara de la vergüenza. Usted no es un estadista, usted se ha convertido en un politiquero de baja calaña.

Hay que decodificar su conducta, le aclaro no tiene que ver con el plano personal, jamás caigo en ese nivel, mire su circunstancia de manera política. Alguien le dijo a Usted en una oportunidad: “ah muchacho pa bobo”, enseguida le dije a mis amigos, ese muchacho es del mismo grupo de los veteranos “que no tienen un pelo de tonto”. Ha demostrado ser un avispado, y se ha colado sobre otros políticos tan audaces como usted, eso hay que reconocerlo que Usted es un hombre astuto.

Voy a retomar el tema, en esta oportunidad, en esta segunda elección presidencial que usted participa, y obtiene la segunda derrota consecutiva, usted no está perdiendo con clase, sabe que ocupa el record en Venezuela de dos derrotas consecutivas, en escasos seis meses. Eso en un político es duro, y cualquier tonto piensa que está acabado, y que sale de la escena política. Eso es una posibilidad, usted se puede mantener, si pensara como un estadista, pero no como un patán que sabiéndose derrotado manda a sus seguidores a la calle, y usted irresponsablemente desconoce los resultados para exaltar a sus acompañantes. Eso lo mantiene en la palestra pública, pero no es lo ideal, no lo justo, y no es correcto. Supóngase que Nicolás Maduro saque a su gente a la calle a defender la democracia, porque usted quiera crear en el país una situación de ingobernabilidad. Se imagina, mida, las consecuencia, después de medidas las consecuencias, eso no le importa o si le porta?. A un estadista le debe importar porque pone el pellejo de los demás en la calle, y usted señor Capriles, usted se esconde ¿sabe por qué? simplemente porque usted no es un estadista. Entonces qué hacer, patear la mesa, zapatear, armar un berrinche, y decir que no, que usted no, que nunca fue el derrotado, porque le hicieron trampa. Se le ve mal, le repito, no parece un estadista, alguien que proyecta en el presente y hacia el futuro con visión de Estado. Usted perdió y listo. Conoce las reglas, hay auditorías, y los resultados son digitales, y el conteo no es manual. Ya lo decía Jimmy Carter que el sistema electoral de Venezuela es el más perfecto del mundo.

Realicen las impugnaciones legales tal como lo dice la ley. Usted sabe que sacar a la gente a la calle en un clima fresco de confrontación político-electoral es un polvorín para encender la violencia. Es hipócrita llamar a protestar en paz, y dirigir a sus seguidores hacia el órgano electoral (CNE), a protestar una derrota, legal, ustedes perdieron con los votos, y quieren ganar con los medios de comunicación nacionales e internacionales, atemorizando, y usando el circo, el show mediático. Los fines de la protesta son desconocidos, pero vislumbran algo planificado, perverso.

Finalmente, voy a referirme al titulo de este breve artículo de opinión ¿Nicolás y Tibisay tienen culillo de contar los votos? No. No, para nada. Jamás culillo. Su posición es seria, decente, y soberana. Es una posición legal. Los votos ya fueron contados. Esto no es una mamadera de gallo. No es saltar la pared de una embajada. Lo que pasa es que en Venezuela hay un estado de derecho, hay procesos y procedimientos. Se debe respetar la norma. El que tenga pruebas para impugnar el proceso pues que lo señale, es lo más serio, y así se procesa cualquier irregularidad; pero no por caprichos. La rectora Tibisay Lucena cuestionó las exigencias que demanda retornar el viejo reconteo manual del 100% de los comprobantes de votos para reconocer los resultados electorales "Se pretende regresar al tan vulnerable escrutinio manual, una práctica que lesionó por décadas la voluntad de las electoras y electores en Venezuela", que ya se han realizado auditorías con las que cuenta el sistema electoral venezolano para garantizar confianza a los electores, ya se ha auditado 54 % del total de la votación. "La verificación ciudadana, que se hace con los comprobantes del voto, se lleva a cabo con una proporción estadística que en cualquier lugar del mundo se considera excesiva: el 54 % de las cajas en resguardo fue auditado, pero también se llevaron a cabo 14 auditorías antes y durante el proceso, por lo que si hubiese algún elemento que para cualquiera de las partes pudiera ser impugnados, existen las vías legales para hacerlo”. Así mismo, en esa tónica, dijo el Rector Vicente Díaz, lo siguiente: "Yo no tengo dudas en este momento del resultado que haya arrojado el sistema de votación porque efectivamente ha sido auditado, certificado, revisado, hubo presencia de los testigos".

Señor Capriles deje la política del circo, no logrará saltarse la constitución y las leyes.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 14141 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US N /ideologia/a163710.htmlCUS