El hundimiento de los socialismos no puede empezar en Venezuela

No importa el modo por el que el pueblo llegue al poder, a través de la revolución armada o por la vía de las urnas, se trata siempre de la transformación revolucionaria de la sociedad. El paso pacifico para construir el socialismo no significa que se tenga que soportar los despropósitos de la oposición política, de la burguesía, de los medios de comunicación, de EEUU y su constante injerencia que constantemente predican la posibilidad de un golpe o de un magnicidio empleando la guerra sucia que desestabiliza la poca o mucha cultura revolucionaria lograda.

Una lucha de clases no se la puede llevar solo con reformas, se hace necesario un cambio radical en lo económico, social y político que permita transformar el proceso revolucionario y la sociedad se ajuste con sus pasos para la transición al socialismo salvando la penosa injerencia del capitalismo en nuestra revolución.

A veces, parecería, que nos olvidamos que el socialismo no nace cuando queramos, cualquier día, con Chávez llevamos 14 años buscando un cambio de sistema y Capriles como Rosales, Baduel, Goycochea, López, Machado y muchos otros y otras que aparecerán tienen que saber que se está superando la fase capitalista en la que ellos están incluidos.

Las formas y los métodos que cada gobierno emplea para luchar contra la burguesía y su constante desestabilización son diferentes en cada país, no solo dependen de sus peculiaridades históricas, de sus posibilidades financieras sino de la correlación de fuerzas entre las clases en pugna; nosotros los chavistas y revolucionarios estamos actuando como su fuéramos la minoría, asunto que afecta nuestra política internacional.

De no sancionar jurídicamente a Capriles y sus secuaces nuestra revolución se debilitara enormemente dejando que la conmoción y nuestras contradicciones se agudicen de manera especial Sr. Ministro del Interior; tenemos videos y otras pruebas que sacaron a la luz pública la infiltración de mercenarios, fondos del exterior, un soldado de fortuna estadounidense capturado y no hay detenidos de peso político ¿Por qué tenemos que dejar que la oposición se organice mejor o tenga más influencia para actuar?

El hundimiento de los socialismos en la región no puede empezar con Venezuela. El imperialismo, la burguesía, la oposición política liderada por Capriles llamando a la insurrección tiene que ser parada ya, Capriles está desconociendo al poder electoral, a la Corte de Justicia, desconoce el poder del pueblo por ende desconoce al gobierno de Maduro y lo hace en televisión en nuestras narices y nosotros nos movemos como si estuviéramos congelados.

Los chavistas y los revolucionarios exigimos se considere la situación histórica de Venezuela, los logros del chavismo en nuestra cultura, el grado de madurez demostrado en todas las elecciones y los cambios y preparación de nuestras estructuras públicas para ejecutar directamente los correctivos que clama el pueblo contra los dirigentes y asesinos de la MUD.

Exigimos una acción concreta y pronta antes que el tumor Capriles contamine nuestra revolución. Esta acción aportara cambios sustanciales en el desarrollo de esta nueva etapa revolucionaria para consolidarla. Estos 14 años de experiencia revolucionaria ganada con hechos y resultados no permite ensayos de laboratorio para un proceso democrático burgués porque eso no existe.

En conjunto la revolución está madura para radicalizarla, es ahora o nunca, las circunstancias de esta desestabilización encabezada por Capriles, exige firmeza y esta llego en este momento; estas peculiaridades le toco a usted presidente Maduro solucionarlas, hallan su reflejo en la revolución de calle por usted propuesta, que debe empezar a tomar cuerpo con el partido en consonancia directa con los intereses del obrero, del campesino, de los jóvenes que necesitan ver resultados claros y decisivos.

Enjuiciar a Capriles y a los otros dirigentes de la MUD comprometidos con la desestabilización nos permitirá encontrar otros caminos especiales para coordinar mejor la revolución. Primero, no permitiremos que se nos separe mientras pasa “al olvido” el vandalismo ordenado por Capriles que causo varios muertos; segundo, el perdón y olvido no va por dignidad y solidaridad con el pueblo, el perdón y olvido implicaría avanzar hacia el socialismo de manera individual, desorganizadamente por sendas distintas cuando lo que buscamos es unirnos mucho más todavía.

Si Capriles y los suyos andan campantes por las calles, los caminos al socialismo se ampliarían desproporcionadamente y el pueblo, como paso el 14 de abril, se pierda más todavía y no sepan cómo alcanzar el objetivo por todos perseguido.

Raúl Crespo.
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 845 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a164796.htmlCUS