Observaciones al artículo: Nicolás, ¡empezaste mal!

Con todo respeto al camarada Juan Antonio Gutiérrez, del Colectivo Alí Primera, quiero hacer unas observaciones a su artículo titulado Nicolás, ¡empezaste mal! http://www.aporrea.org/actualidad/a165413.html

En principio quiero referirme al título del artículo pues no me parece adecuado. Necesitamos desarrollar nuestra comunicación asertiva. Veamos una definición de este concepto: “la persona que se comunica asertivamente, expresa en forma clara lo que piensa, siente o necesita, teniendo en cuenta los derechos, sentimientos y valores de sus interlocutores.” Cuando nos comunicamos es fundamental preguntarnos qué queremos lograr con ello, y en consecuencia, revisar si lo estamos haciendo de la forma adecuada.

Es por ello que pienso que lo que se expresa al decir: ¡empezaste mal! es una descalificación de todo lo que el Presidente Nicolás Maduro ha venido haciendo en el inicio de su gestión y creo que esto no es verdad. Con este título, si yo fuera el Presidente Maduro, honestamente ni leería el artículo. Y usted quiere que lo lea, ¿verdad?

Ciertamente el Presidente Maduro ratificó a 14 ministros, cierto, pero cambió a 18. ¿No es ésta una buena señal? Que Jesse Chacón haya puesto su cargo a la orden por una denuncia de corrupción de su hermano, no lo hace a él corrupto. Creo además que cuando Jesse estuvo al frente de las distintas responsabilidades que tuvo, su gestión no fue mala. No manejo detalles, pero es la impresión que tengo. En relación al turismo, considero que el tema hay que trabajarlo con mucha más profundidad, calidad y organización de la que hemos utilizado hasta el momento, y Andrés Izarra pareciera tener una formación que le permite hacer esto, de lo contrario no creo que hubiera podido organizar lo necesario para que Telesur haga el excelente trabajo que hace. Por otro lado, Héctor Rodríguez es un hombre joven, que ha hecho un trabajo importante en el deporte, ¿por qué no darle la oportunidad con la juventud?

Los planes de la nación han sido y son muy buenos, ¿cuál es el problema con el dinamismo de Jorge Giordani? Entendemos que no es un muchacho, pero es que no lo necesitamos para ganar un maratón sino para que oriente con sus conocimientos y su experiencia. Y en cuanto a Iris Varela como Ministra de Asuntos Penitenciarios, sería bueno cuestionar su gestión, así como la de cualquier servidor público, con hechos. Yo creo que la realidad que le toca enfrentar y transformar a ese ministerio es una de las más difíciles. En cuanto a PDVSA y el Ministerio de Energía y Petróleo, es también una realidad de altísima complejidad. Si hay denuncias de corrupción y conflictos laborales durante la gestión de Rafael Ramírez también es necesario que se escriban. No se pueden utilizar generalizaciones que en lugar de contribuir a mejorar la gestión del gobierno la perjudican.

No dudo que la gestión de los ministerios e instituciones del gobierno se puede hacer mejor, pues todo, absolutamente todo se puede hacer mejor, pero no podemos descalificar sin argumentos. Tampoco dudo que haya personas muy calificadas entre nuestra población que pudieran quizá hacer mejor esos cargos, pero para identificarlas habría que establecer algún mecanismo de selección nuevo. ¿Cómo se hace actualmente? ¿Quién llega a un cargo de dirección en la administración pública? Personas conocidas por personas conocidas que tienen poder de decisión. ¿Es eso bueno? Solamente si esas personas conocidas están preparadas, tanto técnica como políticamente, para hacer bien su trabajo. Ojo, esto es así también en la empresa privada, si no conoces a alguien dentro es muy difícil que te den trabajo. Yo creo que para el gobierno es urgente y necesario establecer un mecanismo diferente, pero esa materia es extensa de tratar, lo dejamos para otro escrito.

Siguiendo con el tema, ¿no creen ustedes que la matriz de opinión que se ha trabajado durante años, expresada en: Chávez es bueno, pero su entorno no lo es”, nos ha hecho mucho daño? Si nos queremos catalogar como revolucionarios tenemos que hacer un esfuerzo por comprender nuestra realidad desde varios puntos de vista. No hay blanco y negro, y menos durante esta transición. Eso no quiere decir que no luchemos por valores y principios socialistas, pero tenemos que entender que no están dadas en este momento las condiciones para que esos valores y principios sean los que tenga la mayoría de nuestra población, nos falta mucho camino por recorrer, y no es solamente cambiando ministros que se logra esto.

Yo si creo que el Presidente Nicolás Maduro se ha dado cuenta que es sumamente necesario ser eficientes. También creo que lograr esto dentro del estado capitalista y burocrático, que está compuesto fundamentalmente por nuestros ministerios, es sumamente difícil. Es por ello el llamado a la organización del poder popular. Son las comunidades organizadas las que tienen en sus manos la posibilidad de hacer gestión eficiente y de presionar a las instituciones del gobierno a que también la hagan.
Por último creo importante señalar que es necesario saber:

1.- Que nuestras instituciones están infiltradas por la derecha, que por cierto hace muy bien ese trabajo, cuyo propósito es lograr que la gestión no funcione. ¿Cómo? A través de funcionarios disfrazados de rojo, muy bien disfrazados por cierto, que promueven a escuálidos para los cargos, que fomentan corrupción y burocracia, entre otros aspectos.

2.- Que el poder popular solo se logra con organización, y que la organización requiere formación y madurez para asumir responsabilidades, para planificar tareas y cumplirlas, para cuestionar y proponer ante las instituciones, entre otras cosas.

3.- Que la formación y el apoyo para la organización popular en nuestras comunidades es una tarea que, entre otros responsables, debemos asumir nosotros como militantes. ¿La estamos haciendo o estamos esperando a que el “gobierno” o el “partido” la hagan?

4.- Que la falta de conciencia y de madurez de una parte importante de la población no le permitió entender la importancia de su voto en este proceso de elecciones, razón por la cual se abstuvieron algunos y otros decidieron votar por el majunche pensando, como en la cuarta república, que “éste si me va a resolver mi problema”.
Todos y todas somos responsables de que “hayamos ganado de vaina” como dice usted en su artículo, no solamente los ministros o los encargados de las instituciones.

Creo que el gobierno de calle que está llevando adelante el Presidente Nicolás Maduro, acompañado de un buen control y seguimiento en cada lugar donde se realiza, es una forma innovadora y eficiente que permite conocer la realidad de cerca, trabajar directamente con las comunidades, poner a prueba la capacidad de respuesta de las instituciones, entre otras cosas. Pero requiere, como dije antes, que las comunidades se organicen.
Finalizo haciendo un llamado a todas y todos los que de una forma o de otra participamos en este proceso revolucionario a hacerlo activamente, a no esperar de otros la solución. También invito a todas y a todos a sentirnos orgullosos de lo que hemos logrado que, como dijo nuestro Comandante Eterno: “no es poca cosa”.
¡Viviremos y Venceremos!

 
[email protected]

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3522 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /ideologia/a165464.htmlCUS