Tenemos un Sur

Nuestra contradicción fundamental

 

En este momento: no es la que hay entre el desarrollo de las fuerzas productivas y la propiedad de los medios de producción; ni entre los centros hegemónicos y las periferias dependientes; tampoco entre la concepción materialista de la historia y la idealista; ni entre la burguesía explotadora y el proletariado expoliado.

No. En estos momentos la contradicción fundamental la tenemos dentro de nosotros mismos entre nuestro discurso y nuestra práctica, entre lo que está plasmado en la constitución, leyes, reglamentos, planes y proyectos y lo que realmente se ejecuta; entre lo que plantean nuestros líderes y voceros oficiales y lo que hace la pesada, carcomida y contaminada mole burocrática; entre lo que decimos y lo que hacemos.

Chávez abrió la brecha y nos dejó un Sur trazado, con las cartas de navegación expeditas para empoderar al pueblo; pero he ahí la causa de nuestra contradicción: las instituciones que deberían allanar los obstáculos para organizar al pueblo y hacer que tome las riendas de su propio destino, se han engolosinado con las mieles del poder y devinieron en el obstáculo principal para el empoderamiento popular, pues la fuerza popular es inversamente proporcional a la de los burócratas. Nicolás ha dicho que el nuestro es un  gobierno que protege al pueblo, cuando deberíamos propulsar un pueblo fuerte que se proteja a sí mismo, al estado revolucionario y al gobierno.

Hemos avanzado mucho, pero el punto de inflexión pareciera alejarse después del 14 de abril. Con la amenaza imperial no será fácil llegar a ese punto de no retorno en esta larga y compleja transición al socialismo y es el momento de aligerar las cargas, de sacudir a las instituciones. ¿Cómo nos explicamos, por ejemplo, que ante la ofensiva económica del enemigo, arremetiendo contra el bolsillo del ciudadano en un tsunami especulativo, tenemos un Indepabis que no alcanza a dar respuesta? Ya deberían existir los mecanismos para que el pueblo se defienda de los especuladores de manera efectiva, jurídica, organizada y no necesite hacerlo a la manera del 27 y 28 de febrero.

Que la Cruz del Sur nos guíe para la construcción de la patria grande.

¡Chávez vive!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1147 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Oscar Pérez Cristancho


Visite el perfil de Oscar Pérez Cristancho para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




US Y /ideologia/a165509.htmlCUS