De dónde venimos y para dónde vamos

Desde hace algunos siglos como bien se sabe, la izquierda viene teniendo un papel importante en la historia política Venezolana, desde nuestros próceres hasta el sol de nuestros días.

En los siglos posteriores a nuestros Libertadores, la izquierda Venezolana se vio mermada, humillada, golpeada, secuestrada, pero jamás callada, por esas minorías que controlaban el país y los partidos políticos de derecha.

La izquierda siempre estuvo latente, en los años 60, 70 y 80 se hace mas notoria esta fuerza revolucionaria y salen a la luz una cantidad de personajes que motivados a los procesos sociales de aquella Venezuela tuvieron que alzar la voz en pro de esa gran mayoría del pueblo que estaba olvidada.

Entre estos personajes esta el del líder quizás mas emblemático, carismático y progresista, que hizo su entrada en la política dándole la gran merecida victoria a la lucha que hombres y mujeres venían desarrollando entre las sombras de la represión.

La Derecha Venezolana ve con asombro la inminente derrota que jamás pensaron tener, por mas de 60 años reino el dominio de un pensamiento lineal, basado en un discurso preparado, donde un presidente jamás se veía solo en casos muy especiales, el pueblo Venezolano tenia un letargo, lleno también de miedo y sangre, como sabemos la derecha causo muchos estragos en lo profundo del Venezolano.

La llegada de este líder al poder rompió todos los esquemas impuestos por aquellos viejos políticos, un discurso diferente, cargado de patriotismo, identidad, palabras airadas y una aberración a la oligarquía saliente.

En fin, se emprende un nuevo cambio estructural donde la población de toda clase se ve involucrada en la política, de manera directa, el mundo empieza a ver el país de otra manera. Se maneja el termino REVOLUCION como un proceso de cambios trascendentales; y así fue; el gobierno de esos tiempo enfatizo sobre el surgimiento de las clases sociales mas necesitadas, se realizan proyectos, las personas despiertan, y, empieza una nueva era.

En 2002 se presenta una situación en el país bastante particular, los actores políticos eran los herederos del poder que de alguna manera venían a reclamar su derecho, un falso fundamento que les hacia creerse dueños de la nación.

Buscaron el apoyo de la misma población que un día decidieron rechazar, por múltiples razones, la respuesta del soberano fue contundente y decisiva para la llamada REVOLUCION.

Se vio en peligro los factores sociales, el trabajo realizado y es por eso que el pueblo toma las medidas y devuelve al poder al presidente Chávez.

Es aquí donde se empieza otro nuevo cambio para la izquierda revolucionaria, el ideal del presidente Hugo Chávez iba mas allá del pensamiento lineal que traía la “VIEJA IZQUIERDA”; sin embargo; a medida que va pasando el tiempo la ideología empieza a cambiar, se comienza a malinterpretar las situaciones, después del 2002 se hace ya evidente las pretensiones de la derecha conservadora del país.

Se emprendieron medidas mas drásticas en el poder que estaba presente, se concentra la lucha en un discurso cada día mas aireado, mas polémico, con mas antipatía, y, se empiezo a desvirtuar la ideología, aquí es donde nace el fallo, el surgimiento de un nuevo izquierdista donde trae patrones diferentes, su interés pasó a no ser el pueblo, y concentró su ideal en la guerra contra la derecha.

Se centralizo aun mas el poder, por falta de confianza, se delegaron muchas mas responsabilidades a las mismas personas, la REVOLUCION empiezo hacer cambios bruscos.

Comenzó un ciclo de dimes y diretes donde lo primordial se volvió desmentir incluso hasta las verdades mas fehaciente, se olvidó el trabajo, se descuidaron los proyectos, la controlaría social se olvidó por completo, la impunidad contra los mismo seguidores de la REVOLUCION, la división social, surgieron una cantidad de consecuencias que hicieron ver de manera diferente a sus lideres.

Tras la muerte del comandante, incluso antes ya se notaba en el pueblo una especie de molestia, incomodidad, con sus lideres y es por eso que quiero hacer una critica constructiva, ya que formé parte de estas filas.

Es notable la fractura de la REVOLUCION, al fallecer el comandante entró un pánico profundo, quizás por el regreso de la derecha, quizás por la falta de liderazgo en los seguidores mas cercanos al presidente. Atribuyo esto a la falta ideológica, desde hace mucho se debió pensar o preguntar ¿En que estamos fallando?

La REVOLUCION no esta llegando al 100%, las reglas de juego cambiaron. Ministros, Gobernadores, alcaldes, etc, están mas pendientes de sus bienes económicos que de el bienestar de un pueblo que creyó en ellos.

El Comandante decía que no quería esos funcionarios de oficina, pero no entendieron eso, los constantes llamados de atención por parte del mismo era la única manera que demostraran su eficiencia, ¿Se debe llegar al punto de hacerte un llamado de atención publico?

El compromiso de alguna manera de desvirtuó y paso hacer una falsa lealtad.

Por eso la necesidad de una reestructuración ideológica en el pueblo, reafirmarla, porque al igual que la derecha le llego su hora, esto puede incidir en que se este acabando la hora del Chavismo.

No niego el hecho que dentro de la REVOLUCION existen personas comprometidas, capaces, leales e innovadoras como también en la oposición. Debemos engranar esas personas, asimilarlas, darles una oportunidad, muchos se ven frustrados en el seno del Chavismo y empiezan a buscar alguna manera de mostrar sus cualidades, eso lo aprovecha la derecha para sus fines.

El burocratismo, el amiguismo, el miedo de ser juzgado, perseguido, humillado por decir la verdad, son situaciones que se viven hoy en día, a causa de ese mismo viraje ideológico.

Vamos a reflexionar aun mas, el triunfo del presidente en las elecciones del 2012 pudo ser al mismo tiempo una derrota, ¿PORQUE?

El presidente Chávez obtuvo la victoria sumando con respecto a su victoria anterior casi 800.000 votos, la oposición tomando un discurso parecido gano casi 3 millones, que quiero decir con esto, viene mermando una situación y si no se canaliza puede terminar en una derrota inesperada.

En estas nuevas elecciones el candidato opositor aumento 700.000 VOTOS en 10 días, no diré que las personas que VOTARON en contra deben ser llamados traidores o apátridas, ellos votaron por algo diferente a la lucha que se planteo desde un principio; así mismo; hay que decir que muchísimos de los VOTOS del oficialismo fue por mantener viva la REVOLUCION.

No creo que ambos discursos hayan cambiado la manera de pensar, es un gran descontento que se viene manifestando.

Se deben concentrar esfuerzo en hacer llegar la REVOLUCION a los 7.500.000 que desean mantener este proceso, pero al mismo tiempo dar cabida al otro 7 millones que adversa y quiere una mejora.

Es importantísimo para este nuevo gobierno recuperar en gran medida esa mitad del país que desea un rumbo diferente, implementar mejores medidas, dar oportunidades, nuestras mentes brillantes prefieren migrar hacia otras latitudes por la inconformidad que viven aquí en Venezuela.

La palabra clave es DIALOGO, lo quieran o no. La oposición Venezolana es parte de este país, profesemos la PAZ, hagamos entonces el uso de la tan hermosa palabra. No se puede ignorar a la mitad de una nación, eso es imposible, lo que si es posible ceder, el orgullo de muchos es el arma de su destrucción, la historia se encarga de recordarlo cada día, es por eso y para la viabilidad política, hacer cumplir las medidas pertinentes.

Tomar las riendas ideológicas, hacer una profunda reflexión, la ley entra por casa y es ahí donde hay que concentrar la lucha.

Necesitamos un presidente capaz de llevar las riendas, de olvidar un poco el discurso pasado y concentrarse en su liderazgo, hacerse sentir como un sucesor a la altura de tamaña empresa, en este instante los Venezolanos queremos la paz y la tranquilidad que necesitamos, enfocar el trabajo fuerte a levantar la economía, no necesitamos un presidente hablando cada 5 minutos, necesitamos la firme convicción ideológica, trabajar unidos, como decía el Dr. Uslar Pietri “SEMBRAR EL PETROLEO” pero no en el bolsillo de aquellos CHUPA SANGRE de la REVOLUCION, sembrarlo en el país. Tengo la certeza que un pueblo unido jamás será vencido, ya es tiempo de bajar la guardia, ponerse a trabajar, buscar la integridad entre ambos sectores políticos, a la final, todos somos Venezolanos y nos afectan los mismo problemas.

Quisiera despedir este llamado, no buscando un conflicto o una división, al contrario, buscando la Venezuela que deseamos y estoy convencido que TODOS los Venezolanos quieren.


@cesarecabrera

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 650 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a165517.htmlCUS