Sus dificultades cognitivas

El Capítulo I, Tomo I, El Capital, Carlos Marx

Para el grueso de los lectores de El Capital está claro que la lectura de
ese capítulo les resulta curiosamente legible, contentivo de un lenguaje
asequible, pero, al mismo tiempo ofrece la particularidad de que, en la
medida que se vaya cubriendo el resto de los capítulos de toda la obra a la
que pertenece, la mayoría de los lectores percibe la necesidad de retomarlo
muy frecuentemente con lo cual lo irá comprendiendo mejor, digamos que
podría sacarle más y mejores puntas, y así se le facilitará una completa
comprensión de los capítulos que vaya involucrando en la lectura total de la
obra en cuestión. Este capítulo[1], tan precipuo, se convierte, debemos
decirlo, en una suerte de guía para la lectura de El Capital. Tal es mi
criterio personal

En el prefacio correspondiente al Tomo de nuestro titular, el propio Carlos
Marx recomienda dejar para más adelante la lectura de este apretado, por no
decir abstruso, Capítulo I de la obra que nos ocupa, ya que se trata, nada
más y nada menos, de la MERCANCÍA, definida como elemento celular del modo
capitalista de producción.

Luego de haber recorrido El Capital, luego de tantas veces echado manos de
ese Capítulo I, revisado, releído, memorizado, ahora podemos caer en la
cuenta de que el número romano que lo califica, "I", a pesar de estar
seguido del capítulo II, y este del III, etc., etc., ese número, decimos,
no es un ordinal, no es uno más dentro del paquete de, por ejemplo,
XXXIII-versión de Cartago-, sino un número cardinal.

De allí que la dificultad sembrada en su texto respondería a que es el
capítulo más relevante de toda la cuestión políticoeconómica ventilada en El
Capital. Por eso es el capítulo principal, un cap. que no necesita
desarrollo ulterior alguno, que no es la "a" de un alfabeto más completo,
salvedad hecha de los necesarios aportes demostrativos de cómo se concreta,
por ejemplo, la ganancia media, la renta social, etc., o cuál es ese
reciclado movimiento de las mercancías-del capital mercancía-en su incesante
intercambio por dinero y de este por nuevas mercancías listas para producir
otras tantas y más nuevas mercancías.

Esta diferencia numérica del Capítulo I era de esperarse, dada la poderosa
importancia del contenido atrapado en dicho corto y denso capítulo.
Efectivamente, son muchos intelectuales cuyo parlamento se halla embebido
de su rico vocabulario, y hasta se jactan de saber de Economía por el sólo
hecho de haber leído el dificultoso CAPÍTULO I, Tomo I, de la obra El
Capital, de Carlos Marx.

_____

[1] Este tema es parte importante de nuestra Segunda Entrega de PRAXIS de
El Capital, de Carlos Marx.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1032 veces.