Una sola voz
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/ideologia/a158596.html
Nuestra América Latino Caribeña vive otro momento extraordinario en su historia. Sin duda estamos viviendo la segunda independencia a lo largo y ancho de todo nuestro territorio. Sirva la reciente cumbre de nuestros pueblos como un ejemplo para el mundo. Es la CELAC, en palabras de nuestro presidente Chávez, “el proyecto de unión política, económica, cultural y social más importante de nuestra historia contemporánea”. Y se ha logrado por los niveles de conciencia de los miles de hombres y mujeres que ante la coyuntura histórica se han reconocido como protagonistas, como individuos necesarios para la transformación de la realidad, su realidad. La sintonía con nuestra herencia libertadora que han tomado nuestros líderes ha sido clave para interpretar y actuar ante nuestras adversidades, haciendo eco en quienes nos precedieron en el pensamiento y la acción revolucionaria. Bolívar y Martí sin duda están presentes en la CELAC. Conjuga esta unión el concepto de la Patria Grande, toma cuerpo el significado de Nuestra América.

Fidel y Chávez siempre han tenido presente la dimensión del pensamiento de estos hombres, no es por capricho intelectual que sus ideas y reflexiones estén en estrecha relación con estas figuras. Y este lunes 28, día del nacimiento de Martí, resultó ser el nombramiento de Raúl Castro como presidente Pro Témpore de nuestra cumbre, “quiso el azar, y así quedará en la historia” -dijo nuestro comandante- que fuese en el día del nacimiento de José Martí. Siguen nuestros pueblos generando códigos, siguen nuestros pueblos creando herramientas para su legítima defensa ante el imperialismo, ante su campaña de descrédito, en donde todo lo que suene a independencia es señalado, sustituido por una dimensión paralela, que tiene su asidero en los medios masivos de comunicación de las trasnacionales del capital internacional. Sólo la convicción firme de unidad de nuestros pueblos y dirigentes será la forma de hacer irreversible este camino que hemos trazado. Sólo la fidelidad al pueblo, a su historia, sus luchas y deseos.

La unidad en la diversidad ha sido nuestro mayor acierto, que no se convierta lo diverso en lo distinto, porque sufrimos la persecución del mismo enemigo, porque perseguimos los mismos ideales de justicia, porque tenemos una historia común, porque somos Abya Yala, la tierra en plena madurez, la Pachamama, los oprimidos de ayer por un imperio, los asediados, los amenazados de hoy por otro imperio. Hoy estamos llamados a cantar la canción de los todos, del nosotros, a sepultar el yo con sus mitades. Hoy somos un solo cuerpo. Hoy millones en una sola voz: Nuestra América Latino Caribeña.


http://7revoluciones.blogspot.com/
Articulo leido aproximadamente 913 veces
Actualidad