Gracias a CANTV Satelital, gracias a Aporrea y a la solidaridad de los lectores. Pero, pero, pero…
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/actualidad/a158909.html
iGracias! ¡Gracias! El problema que planteé fue solucionado “en el término de la distancia”, como decía un mi antepasado, pero deja un sinsabor pensar que elevar una crítica desde aporrea.org es una cosa y enfrentarse a la realidad de hacerlo por las vías normales, otra.

En los correos que se reciben cuando se plantea una queja ante un organismo público, suele haber felicitaciones, mensajes de apoyo, respetables explicaciones “desde adentro” sobre el por qué suceden esas cosas y, sobre todo, encargos. A los últimos les animo a expresarse de la misma manera, pues si pueden leer un artículo en aporrea, también pueden escribir en esa tribuna.

Entre los recibidos en esta ocasión, me llamó la atención uno que me contaba que la tarifa para un segundo decodificador (para algo lo necesita, lo solicitó y se lo vendieron) es la misma que otro servicio individual, es decir, el precio actual multiplicado por dos. Esto no pasa en los proveedores “capitalistas”; allí el segundo o tercer decodificador tiene una tarifa decreciente. Pero en fin, también lo invitaré a que pida por esta vía la explicación que no le dan en otra instancia.

Y por último otra queja personal, que para no parecer un quejumbroso profesional, trataré de justificar en lo posible. El 16/12/2009, es decir, hace 3 años, 1 mes y 11 días introduje una solicitud de teléfono fijo, renovada en los plazos que me han indicado. ¡Nada de nada! Se que vivo en una zona cuya central telefónica, añosa, está a reventar, pero también que el área no cubierta y el abultado número de solicitudes sin atender viene justificando desde hace mucho su modernización, pero ¡nada de nada! No existimos para la CANTV renacionalizada, la misma que me hace babear cuando hace gala de sus logros en el aumento de teléfonos fijos.

Para mí el teléfono, o mejor, la banda ancha de Internet, es un instrumento de trabajo indispensable, y en mi zona no tengo otra alternativa distinta a CANTV. Escribo, tutoreo y asesoro trabajos, estudio, mi profesión me obliga a seguir con detenimiento el proceso histórico actual de Venezuela y América Latina y hasta mantengo un blog: (“Historia para Fundamentar”, en frontinoso2.blogspot.com). En fin, uso la red intensamente, al igual que otros miembros de mi familia y. . . casas vecinas.

En este momento uso el teléfono de un vecino, gracias a que mi casa está mejor ubicada y puedo cubrir mejor con un “router” inalámbrico las necesidades de Internet de varias familias, a pesar de la calamitosa calidad del servicio (humedad por falta de mantenimiento de las líneas, según técnicos a los que tengo que recurrir con frecuencia). Pero esto se va a acabar porque mi vecino necesita el teléfono y cuando se produjo el préstamo nadie pensaba que pasarían tres años sin conseguir una línea de CANTV. Quiere decir que muy pronto estaré enviando a aporrea mis artículos mediante señales de humo y muchos se alegrarán, pero otros no. (070213/00:28)



[email protected]

[email protected]
Articulo leido aproximadamente 1389 veces
Actualidad