Jurassic Park Ministerial. O inventamos o seguiremos errando
- www.aporrea.org
- www.aporrea.org/ideologia/a158947.html
El no generalizar, debe ser una posición ética que debemos asumir en cada una de nuestras acciones. En mi caso, me tomaré el abuso de generalizar en cuanto a algunas prácticas coincidentes en Ministerios e instituciones dentro del Estado Revolucionario. Primeramente hilvanaré el discurso:

La revolución Bolivariana, surge como estallido social a la barbarie que implantaron las élites nacionales, que arrodilladas al lobby internacional estadounidense conformaron el Estado Nacional Paternalista, parasitario y corrupto, en el marco de la Doctrina del Schock, aplicada en toda Latinoamérica para establecer la mas férrea dictadura neoliberal, tal como lo recetó Milton Friedman y sus Chicago Boys. Venezuela resistió la larga noche de la Cuarta Republica y se rebeló a la imposición del modelo neoliberal, a raíz de la caída del Bloque Soviético; ese Febrero de 1989. Tres años después, un grupo de militares patriotas y civiles, formaron la unidad cívico-militar, que se atrevió y dió la cara por un movimiento insurreccional, que se convirtió en el despertar de la Patria. De allí en adelante, las palabras de aquel joven militar, líder de la rebelión, llamado Hugo Chávez, nos marcó con ese loado “Por Ahora” de esperanzas y sueños; de la utopía realizable.

Que largas batallas en estos últimos años de revolución joven, que ejemplos al mundo y que transformaciones del pueblo y de sus vivencias. Allí el más humilde, el siempre excluido, de los ojos del que deambula aun en las calles, de los ojos del que aun no ve materializado sus sueños, de los ojos de los que aun nos falta por hacer, de aquellos que aun no saben que tienen las herramientas para su libertad, de aquellos que aun le falta solidaridad y les sobra egoísmo. La Batalla Cultural continua, es la que libramos día a día.

Ahora, a raíz de la lucha por la vida del Presidente Chávez, ha surgido del seno de los pueblos y su gente, la más genuina expresión de amor sincero… el “Yo Soy Chavez” ¿pero esa expresión se vive en los Ministerios e instituciones del Estado?, ¿qué cultura predomina en ellas? Aquí algunas consideraciones del por que aun no huele a revolución en algunas instituciones:

1. La gran parte de nuestros Ministerios e instituciones, son de vieja data, con personal y directivos envueltos de una rancia cultura burocrática y vertical, signada por modelos administrativos basados en la tarea y la especialización del trabajo. La Cuarta Republica respirando aun.

2. Los mandamases de los Ministerios, son los Sindicatos (apoyados por muchos Directivos) en su mayoría adecos que cambiaron el color blanco por el rojo, manipulando y retrasando cualquier acción que cambie su “estado de bienestar”. Utilizan estrategias dilatorias para sabotear la organización horizontal de los trabajadores, manteniendo patrones de pasividad con poca participación. Existe la misma jerarquía excluyente.

3. Se conformó dentro de las instituciones una especie de “clase social” del nivel Directivo, que manejan a su antojo las funciones administrativas y algunas operativas Ministeriales; son casi inamovible o son rotados en diferentes instituciones, aprovechándose que los Ministros y Ministras están desplegados en todo el país, ejecutando las diferentes políticas de beneficios sociales y económicos al país. Tienen un nivel decisorio importante, le interesa el trabajo desarticulado con los otros Ministerios y hasta dentro de la misma organización. Un gran reto de la Revolución, es la conformación de una verdadera Unidad orgánica y sistémica de las instituciones del Estado. La Jerarquía organizacional se mantiene idéntica a una Corporación Capitalista.

4. Por no planificar, ni crear nuevas herramientas o estrategias para la conformación del nuevo Estado Socialista, se sigue privilegiando la conformación de equipos de trabajo tecnócratas en superioridad al compromiso social y revolucionario del país. Es lamentable, pero hasta en las nuevas instituciones sobra el saboteador y antichavista a muerte. Inventamos o erramos.

5. Los cambios organizacionales en los Ministerios son ínfimos: cero rotación de personal, los mismos departamentos, las 500.000 secretarias, el mismo jefe gritón, la misma falta de respuestas, el mismo formalismo, la misma carencia de humanidad; aun se rigen por el Manual de hace 20 años, olvidándose del ser humano y sus necesidades.

Que lastima me da escribir estas líneas, pero lamentablemente pasa… Sigamos trabajando por lo que aun nos falta y a ustedes camaradas Ministros y Ministras échense una visitadita por los Ministerios y revisen algunas cosas; para ello, es necesario que a la par de la tremenda acción de las políticas del Estado Revolucionario y Bolivariano, se tome en cuenta transformar de una buena vez los “Jurassic Park” que por instituciones y Ministerios aun nos gastamos. Evitemos, tal cual esa película hollywoodense, la mutación genética de lo que ya creíamos haber superado y aun seguimos alimentando; unas nuevas criaturas con los mismos colmillos y la misma voracidad de antaño, los mismos dinosauros. O inventamos o seguiremos errando.

Con todo este panorama, debemos hoy más que nunca, seguir apoyando esta revolución y la acción libertaria del pueblo y su líder, del Hombre-Pueblo Hugo Chávez. Salud y Vida para esta Revolución de sueños, que seguirá adelante a pesar de esos grandes edificios fríos llamados Ministerios.

*Colectivo Comunicacional Revolucionario Ponte Pilas Oriente.

@FuserOJ @PONTEpilas2021
Articulo leido aproximadamente 1426 veces
Actualidad