Ahora...Siria

El reciente ataque de la aviación militar de Israel sobre un centro de investigaciones militares de Siria, indican que recrudece con mucha fuerza la guerra árabe – israelí. Ya ha sido desastroso el enfrentamiento provocado por fuerzas mercenarias en puntos estratégicos de la nación siria, pero el objetivo de doblegar este territorio ha sido imposible hasta ahora, aun cuando las fuerzas occidentales europeas reunidas en la OTAN, se proponen la diabólica idea de atacar Siria cueste lo que cueste. Es decir sin medir las consecuencias de miles de niños muertos, miles de personas desplazadas, mujeres y hombres convertidos en víctimas. Desde 1948, luego de la resolución 181 de la ONU, que permite crear el Estado de Israel en territorio Palestino, todo ha sido violencia e invasiones en esa región, ataques a las tierras y colonización del territorio palestino, que por cierto han sido manipuladas las informaciones durante muchísimos años, asignándoles un carácter religioso a los enfrentamientos, cuando la realidad indica que Palestina y el Líbano libran una lucha por la defensa de sus territorios violentados por el sionismo de Israel.

Cada vez es más tensa la situación en el Medio Oriente. La actual crisis económica de los Estados Unidos y Europa, los conduce a apoderarse de nuevo de territorios estratégicos para ejercer el control de la energía petrolera, materias primas de gran importancia y el manejo favorable a occidente de la geopolítica en esa zona.

El formato aplicado en Libia, cuando fue derrocado y asesinado el Presidente de eses país Muhamar Gadafi, no ha dado resultados en tierra Siria, en principio, China y Rusia, ejercen su derecho a vetar una resolución que evita la posibilidad de una intervención militar contra el gobierno de Bashar Al-Assad , como lo hicieron en Libia. Al-Assad, se ha negado a entregar la patria que dirige, a las transnacionales occidentales. Los intereses económicos que puedan tener o tienen las Repúblicas de China y Rusia en territorio sirio, se quedan en un segundo plano ante la necesidad de evitar que las potencias occidentales continúen violentando las soberanías que en este caso afecta a las cultura, las economías y la propia vida en el mundo .

Las muertes de civiles en varias ciudades de Siria, producto de la presencia de mercenarios pagados por la OTAN, es el alegato fuerte de los países poderosos, para ejercer presión sobre el gobierno de Al-Assad, pero nunca manejan públicamente el argumento del irrespeto a las fronteras sirias por grupos armados y paramilitares que han pasado por encima de las resoluciones de paz, de los derechos internacionales establecidos en la ONU.

Generalmente, Israel ha sido una amenaza y un brazo ejecutor de las políticas de los gobiernos norteamericanos hacia los pueblos que desafían al imperialismo. La presencia de Israel en el conflicto sirio, permite deducir muy rápidamente que el panorama bélico concentrado en Siria, se puede expandir hacia otros territorios, obligando la intervención por ejemplo de Irán, que desde hace tiempo está amenazada por los Estados Unidos y el propio Israel. Surge entonces, un panorama de guerra mundial, Rusia y China intervendrían en defensa de Siria, surgiendo la posibilidad de una escalada nuclear, que pone en peligro la vida la humana.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 900 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Orlando Balbás


Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /internacionales/a158616.htmlCUS