La Carraca de Caracas.

Julián Conrado: jóvenes, construyamos verdaderamente, la unidad bolivariana

Hermanas y Hermanos del Movimiento Juvenil Bolivariano de Colombia:

Desde mi prisión, trinchera de dignidad, les mando un amoroso y combativo abrazo.

Me alegra saber que mi canto anda por las Comunas de Medellín, de corazón en corazón, avivando el fuego de la lucha por la liberación nacional y el Socialismo; así, también me dicen, anda por otros lugares de Colombia, Nuestra América y el mundo. Esa es la razón de ser del canto popular necesario: “Combatir contra cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo”. Es un honor que entre las canciones que acompañan sus combates estén las mías: Aspiro causen la mayor cantidad de bajas ideológicas a los enemigos de la Paz con Justicia y Amor. Sepan que mientras viva, no dejaré de componer y cantar versos de vitamina bolivariana.

Les cuento que acabo de terminar una canción donde me refiero, nuevamente, al tema de la unidad del movimiento revolucionario, que ha sido desde cuando comencé a dar mis primeros pininos revolucionarios, una de mis mayores preocupaciones. Es que los revolucionarios colombianos llevamos años y años y años buscando la unidad y no hemos sido capaces de dar con ella. Yo soy del pensar que una lucha revolucionaria solo puede empezar, en serio, cuando se resuelva este problema de carácter estratégico, es decir, que la lucha revolucionaria en Colombia, con posibilidades reales para tomarnos el poder, no ha empezado aún. Es cierto que quienes nos esforzamos con el anhelo profundo de construir una nueva Colombia, somos la gran mayoría del Pueblo, pero debemos ser conscientes que mientras lo hagamos divididos, serán esfuerzos y sacrificios inútiles, todo se nos irá a cada uno por su lado, en tristes deseos. Con ser la mayoría alcanzamos, apenas, a resolver el problema de la cantidad, más no el problema de la calidad necesaria para vencer y esto lo resuelve, únicamente, la unidad.

Sin la unidad, Simón Bolívar cabalga incompleto y su espada pierde efectividad: La práctica realidad hasta ahora es el criterio de la verdad.

Jóvenes bolivarianos: ¡Vamos hacernos fuertes! ¡Vamos a bolivarear en serio!

Desde las bases de las tantas organizaciones de nuestro pueblo, podemos y debemos exigirle a nuestros máximos dirigentes que, además de deseo, le pongan de una vez por todas, voluntad a la búsqueda de acuerdos políticos que permitan concretar dichosa UNIDAD, de todas y todos los que verdaderamente suspiramos con agonía, por la Paz con Justicia y Amor.

¡Es importante dialogar con el Gobierno, pero que dialoguemos entre nosotros mismos, como hermanos que somos, es lo imprescindible!

¡Ya no falta más sangre, más pobreza, más despojo para que nosotros, los del pueblo, impongamos el gobierno que más nos convenga, solo falta, la Unidad amorosa y combativa!

¡Eliminemos el egoísmo y los tontos orgullos!

¡Expulsemos al burgués que llevamos por dentro!

¡Por la Patria y por el Pueblo: Apliquemos el decreto de Guerra a Muerte contra la división que nos está matando!

¡AMANDO VENCEREMOS!

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1586 veces.

Julián Conrado

Guillermo Enrique Cueter, popularmente conocido como Julián Conrado, es un cantautor revolucionario, nacido el 11 de agosto de 1954 en Turbaco, Colombia. El vallenato es el género musical que más utiliza para relatar una especie de crónicas históricas, llenas de poesía, sobre las injusticias por las que atraviesan los pueblos del mundo, en especial, el pueblo colombiano a causa del imperialismo y la plutocracia mundial. Actualmente se encuentra detenido en Venezuela, atrapado en un limbo judicial, nada claro, por lo que, varios movimientos sociales y políticos se han solidarizado con su causa.


Visite el perfil de Julián Conrado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales