Suramerica Papal pronóstico reservado

Habemus Papa Francisco I: suramericano y argentino, la región donde los países tienden a establecer gobiernos progresistas deslindados del imperio y en donde otrora pasado no muy lejano cundían cruentas dictaduras bajo el silencio cómplice de las instituciones multinacionales sin dejar de incluir a la cúpula de la iglesia católica representada por el Papa como representante y sucesor de Cristo terrenalmente.

El fracaso de los Cardenales en sus intervenciones golpistas en Venezuela, Ecuador y Bolivia a excepción de Honduras y Paraguay todas fueron victima de la arremetida de sus respectivos purpurados que con punta de lanza apoyaron a sediciosos, mercenarios financiados y asesorados por el imperio para derrocar a los gobiernos progresistas que no son de conveniencia a sus intereses sin importarles las consecuencias nefastas de mediatizar su independencia y su soberanía.

Los Cardenales y los Obispos por sus posiciones políticas parcializadas con la derecha se han convertido en un peligro para la región, son contrarios a ultranza a los gobiernos progresistas, alérgicos a los cambios necesarios, conservadores en extremo a intereses ajenos a la realidad de los pueblos pues dejaron de estar en sintonía con ellos, se han convertido en un peligro para la región porque se parcializan con el sector mas recalcitrante de la derecha representada por la oligarquía económica que ha demostrado su incapacidad para resolver los problemas básicos de la sociedad, se han convertido en sus voceros utilizando la canalla mediática sin reserva de ninguna especie, atendiendo sus líneas se solidariza con la oligarquía sin ningún escrúpulo, se la juega por el todo por restable y mantener el statu quo de los ricos.

El nuevo Papa argentino, indudablemente tiene su misión en Suramérica si ayer silenció y apoyó la sangrienta dictadura de su paisano Jorge Videla, gobernante condenado cadena perpetua, hoy el pueblo esta concientizado políticamente y sus feligreses le exigirán: primero: que pida perdón por alcahuetear las persecuciones, represiones, tortura, desapariciones y muerte de muchos argentinos y suramericanos. Segundo: Cumpla verdaderamente con la doctrina de Cristo nuestro redentor de proteger a los pobres y excluidos. Tercero. Que haga crecer a la iglesia, hay mucha emigración de feligreses católicos a otras religiones cristianas o no cristianas porque la máxima representación episcopal poco tiene contacto real con el pueblo, atendiendo líneas políticas del sector de la derecha se divorcia de la realidad y convierten al otro sector de la izquierda en unos disidentes de la religión católica, eso esta sucediendo en la región latinoamericana.

El nuevo Papa Francisco I, se ubicará en la onda de las nuevas corrientes socio económicas del planeta, asimilará que el fracaso capitalista del imperio significa un peligro para la humanidad, el neocolonialismo que quieren imponer mediante su poderío bélico en cayapa se traduce en ejemplo en los casos de Irak, Libia, Afganistán y la agónica Siria.

La región suramericana indudablemente es cristiana pero la iglesia católica no esta creciendo, ante este fenómeno el nuevo Papa Francisco I corregirá los errores del gobierno Cardenalicio y Obispal en pos de cumplir con el mandato de Cristo, exhortará al amor de los pobres para su protección necesaria a una vida digna, incitará a la solidaridad y el compartir de la fe, la esperanza de dicho y hecho pues no basta rezar hay que materializar el amor cristiano en obras.

Ojala no se convierta el poder Papal en instrumento que sirva al imperio para ejercer hegemonía en la región suramericana, mucho cuidado, nuestros pueblos están concientizados y no lo conquistaran otra vez con espejitos. Una realidad latente, el Papado cristiano disimula al terrorismo imperial, Dios oye y mira, ha de esperarse el castigo a los que se lo merece, pidámosle al nuevo Papa con oraciones que también ponga su granito de arena para la liberación de los pueblos del yugo imperial. Las acciones son más sinceras que las palabras.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 604 veces.