Estratagema imperial en Siria desnuda al poder transnacional

Cada vez son menos los que creen en el mundo que el Presidente de los Estados Unidos, en esta oportunidad, Barack Obama,  no gobierna esa nación; que son las trasnacionales y el capital financiero mundial los que trazan las líneas maestras de acción de la otrora poderosa nación norteamericana, que ha visto disminuido su poder en lo político, militar y financiero.

Si no fuera así la dimensión del poder de transnacional, como se explican las fanfarronerías de Obama, sobre una intervención militar en Siria, sin apoyo de la ONU, ni del Congreso Norteamericano, ni de la mayoría de los miembros de la OTAN, ni de su pueblo, ni de gran parte de sus aliados naturales en el concierto internacional, sumido el país en una gigantesca crisis económica y poniendo en riesgo la estabilidad de sus aliados en el medio oriente. Obama ha demostrado ser un caramelo de cianuro, pero no un hombre obtuso, él está presionado por las trasnacionales y sabe que si no accede pudiera ser liquidado, así que, seguirá fanfarroneando un buen tiempo, si logra imponerse a las presiones se haría merecedor del Premio Nobel de la Paz, de lo contrario apuntaría a la tercera guerra mundial y se saldrían con la suya las trasnacionales.

Con el objetivo de justificar una intervención militar en Siria, la estratagema montada por Obama, bajo la egida de las trasnacionales y  la oposición Siria, de la cual forma parte Al Qaeda, esta tan clara, como burda: el 21 de agosto, lanzan gases neurotóxicos contra el pueblo Sirio, asesinando unas 1.300 personas; luego las trasnacionales de la comunicación desatan una ofensiva mediática destinada a culpar al gobierno de  Bashar al Assad; si el gas hubiese sido  lanzado por el gobierno Sirio, como es que este gobierno, repite un ataque similar, pero en menor proporción  a escasos 5 kilómetros de donde estaban los inspectores de la ONU; o Bashar al Assad quería que le culparan, lo cual resulta ilógico, o es falso que este haya ordenado el ataque con armas químicas; la lógica elemental nos indica que no fue el gobierno Sirio el responsable del ataque con armas químicas, sino los muy bien equipados rebeldes.

Ellos poseen armas,  tanto en cantidad, como en calidad; muchas de las cuales, según informe de Carla del Ponte, Miembro de la Comisión Internacional independiente que investiga en Siria por parte de la ONU, fueron distribuidas entre el 21 y 24 de agosto, desde almacenes controlados por agentes de inteligencia turcos y qataríes bajo la supervisión de otros agentes de la inteligencia estadounidense.

En las anteriores intervenciones militares realizadas por los Estados Unidos, ha quedado claramente demostrado que los únicos y grandes beneficiadas son las trasnacionales y el capital financiero mundial; estos  ven incrementado su capital sobre la base de la sangre derramada por los pueblos del mundo,  que han sido masacrados en las intervenciones militares abiertas y encubiertas realizadas por el Estados Unidos, y en esta oportunidad,  de concretarse otra intervención militar de consecuencias impredecibles, no será la excepción, será para beneficiar a las trasnacionales y al capital financiero mundial. 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 911 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /internacionales/a172701.htmlCUS