Astrolabio

Siria y la tercera guerra mundial

Las nuevas guerras del imperio surgen de la necesidad de organizar el suministro de bienes y servicios, para cubrir la demanda mundial de EEUU, Inglaterra, Francia, España, Reino Unido.

No puede entenderse ninguna acción bélica en el llamado Oriente Medio, desprovista de la intención de controlar el estrecho de Ormuz, y saquear las riquezas naturales de éstas regiones para costear la crisis de Europa y los EEUU.

Las conflagraciones del siglo XXI se enmarcan dentro del plan global del imperio para obtener recursos energéticos y naturales a bajo precio. La guerra en Siria, y la última librada en Libia tienen como agregado además de las ventajas geoestratégicas, el componente financiero.

La crisis financiera de los países europeos, y los estados Unidos, obligan a la élite que controla el complejo militar-industrial, a buscar en la invasión a otros pueblos una fuente inmediata de liquidez financiera, sin tener que imprimir dinero inorgánico.

Siria está ubicada en el centro de la región árabe, en su territorio se manifiesta con mucha claridad el enfrentamiento entre las vertientes del Islam encabezadas por Arabia Saudi, Qatar, y Turquía. Contra la corriente islamista representada por los Chiítas que gobiernan Irán, que mantiene una alianza comercial y militar con Siria.

Los intereses geopolíticos que están en juego hacen de ésta una de las más complejas guerras de la actualidad. Los tratados comerciales y la alianza Irán-Rusia-China exigen sopesar con cuidado una intervención militar.

Una invasión desequilibra la correlación de fuerzas políticas en la región ya que Hezbolá en el Líbano y Hamas en Palestina se verían afectados en su capacidad y tienen que participar activamente en la guerra.

Rusia debe mirar con preocupación la escalada militar que pude desatarse en el mundo Árabe, un amplio sector de la oposición al gobierno de Bashar al-Assad, pertenece al grupo Al Qaeda, esta información no es ignorada por la inteligencia de los países aliados.

La complejidad de la situación en el Oriente Medio ha influido para que las potencias imperialistas se muestren precavidas. Aunque necesiten una confrontación bélica para activar el aparato productivo y poder cubrir los costos de la crisis del capitalismo.

La élite criminal de EEUU y sus aliados siente preocupación ante la posibilidad de una tercera guerra mundial. La opinión pública ha ganado espacio a consecuencia de las grandes mentiras de Irak y Libia, Somerset Maugham diría que estamos Al Filo de la Navaja.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2574 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US N /internacionales/a172738.htmlCUS