En síntesis

Venezuela no debe pagar los platos rotos del medio oriente

Una cosa es la solidaridad inteligente, y otra meter las narices en donde no me han llamado. Con el conflicto del Medio Oriente deberíamos mantener una posición prudente, tomando en consideración los pros y los contras que acarrea  involucrarse en semejante  conflicto.  Al respecto valdría la pena  un juicio de valoración sobre la  posición que adoptó  el Estado venezolano en guerras anteriores.  Por ejemplo, durante la Primera Guerra Mundial, Argentina y Venezuela fueron los dos únicos países que se  mantuvieron neutrales en el conflicto bélico mundial iniciado el 28 de julio de 1914 y finalizado el 11 de noviembre de 1918. La única diferencia consistió en que las Cancillerías europeas y los EEUU consideraban a la Argentina como neutral pro-aliada y a Venezuela como neutral pro-germana. Incluso, se comentó  que Gómez admiraba al Káiser Guillermo II,  y que además tenía colocada su fortuna en bancos alemanes. Cautivado por las enormes  prebendas que proporciona el ejercicio del  poder así la casa tenga el techo roto, Gómez  comprendió la importancia de lo  económico para mantenerse en el poder,  y por ello decidió abrirle las  puertas y ventanas  a los capitales  de ultramar sin importarle un bledo que lesionara la soberanía nacional.  Para 1910, las inversiones extranjeras eran apenas de 24 millones de bolívares, y dos años más tarde  alcanzaron la cifra de 100 millones, cuatro veces más porque  el gomecismo no tuvo reparo  a la hora de entregarse  en Brazos de Morfeo    al capitalismo monopolista extranjero.

-2-

 Y es que la bonanza premia con popularidad hasta  los gobernantes que son  malos administradores. En el caso del régimen gomecista, se diría que el tirano tuvo la suerte  de quienes nacen de pie,  ya que la guerra de 1914-1918 fue como una bendición para el  hombre de La Mulera, pues abrió la oportunidad para que nuestros productos  de exportación se colocasen a mejores precios en el mercado internacional. Con menos suerte que  Gómez, a Isaías Medina Angarita  le va a tocar  lidiar con un escenario  menos favorable. Aunque   entendió  las inconveniencias de involucrarse en una guerra que no era nuestra, sin embargo las potencias no tardaron en pasarle factura por el hecho de que solo se había limitado  a romper relaciones diplomáticas con los países del Eje (Alemania, Imperio de Japón y el Reino de Italia). Claro, quizás ya Medina  entreveía que la guerra era el gran negocio de los poderosos contra los débiles, y que una vez que se consumara el triunfo de EEUU y sus aliados,  se iniciaría  una era de terror y esclavitud  para robarles los recursos  a los países tercermundistas. Y el tacto visionario de Medina Angarita cuando advertía que el triunfo del monstruo norteamericano contra el Eje iría convirtiéndose e una soga al cuello que se iría tensando hasta dejarnos totalmente exhaustos. Por algo se dice que los gringos la ponen a la entrada o a la salida, pero siempre terminan poniendo la plasta.

A propósito de la inminente intervención militar de EEUU y  la OTAN contra Siria, Venezuela  debería ser  más cautelosa, y  antes de plantear una pelea debe  medir las condiciones del contrincante. Según algunos analistas estiman que no es solo el petróleo el interés de EEUU, pues Siria no es un productor de peso en el mercado petrolero. También otros  especialistas argumentan que los americanos de tiempo en tiempo cambian de enemigo y solo basta ver años atrás quienes han sido sus enemigos. Y como la economía norteamericana  funciona a base de tener un porcentaje bajo de desempleo y su forma de hacerlo es estando en guerra con algún país.

-3-

Por otra parte, consideremos que Venezuela es el quinto exportador de petróleo y el poseedor de las mayores reservas probadas de crudo pesado del mundo, además tiene las mayores reservas de crudo liviano en todo el hemisferio occidental. Imaginémonos   que pasaría si el conflicto  que origine la intervención de EEUU en Siria se extienda a toda  la región del Medio Oriente y el noroeste de África.  ¿Acaso no estaríamos expuestos a una intervención militar  norteamericana para echarle mano a nuestro petróleo? A todas estas nos preguntamos con algo de ingenuidad: ¿Tendrá  Venezuela velas en ese entierro? ¿O  será mejor aquello de que en boca cerrada no entran moscas?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1735 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Freddy Elías Kamel Eljuri


Visite el perfil de Freddy Elías Kamel Eljuri para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




US Y /internacionales/a172810.htmlCUS