Justicia chilena prepara juicio oral contra sacerdote pederasta

El sacerdorte pederasta Audín Araya

El sacerdorte pederasta Audín Araya

Credito: Agencias

27/11/12.-La justicia chilena ordenó la reapertura del caso del sacerdorte Audín Araya, que desde el pasado octubre causó conmoción en ese país por acusaciones de abusos sexuales a menores de edad, cometidas hace cuatro años.

La apertura de la investigación se conoció en la audiencia en que debía prepararse el juicio oral contra el religioso; un trámite que deberá postergarse por 60 días, hasta que concluya la indagatoria por nuevos casos en contra de Araya.

Fuente judiciales citadas en medios locales indican que la reapertura del caso fue en respuesta a una petición presentada por la parte querellante ante el juzgado de Garantía de Concepción.

El sacerdote (que se desempeñó como guía espiritual y director de niños) fue formalizado por la Fiscalía de Concepción como autor de cinco supuestos hechos tocaciones en perjuicio de tres menores de edad. Sin embargo, estos no parecen ser los únicos delitos del religioso, pues el abogado querellante, Renato Fuentealba, quien representa a las familias de las tres víctimas, solicitó la reapertura de la investigación para que la Fiscalía local investigue nuevos casos.

El fiscal Carlos Palma no se opuso a la medida y en el marco de las investigaciones, dijo que el sacerdote pudo haber sido denunciado en otras regiones de Chile, ya que realizó constantes traslados a otras localidades.

Según las denuncias, los delitos de Araya habrían ocurrido entre marzo y noviembre de 2008, en las instalaciones del Colegio Salesianos Concepción, establecimiento educativo que dirigía.

Por los tres delitos imputados, el religioso enfrenta una pena de 10 años de cárcel.

Además, al clérigo también se le sometió a una investigación eclesiástica. Actualmente cumple arresto domiciliario en Santiago; donde el mes pasado presentó una sobredosis de medicamentos ingeridos por una supuesta depresión.

Los delitos fueron denunciados en noviembre de 2009 por un grupo de tres escolares que participaron en un plan vacacional en 2008 y que alegaron que en la actividad, cuando tenían entre 16 y 17 años, el sacerdote se aprovechaba de su cargo para tocar sus partes íntimas.

En 2010 otro estudiante se sumó a la causa alegando descripciones similares, sin embargo, en la audiencia, el abogado defensor, Marcelo Torres, argumentó que los hechos no correspondían a abusos sexuales sino sólo a “agarrones por encima del pantalón”, por lo que considera “exagerado” la apertura del proceso judicial.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2734 veces.