Presidenta de Brasil comienza visita oficial a Francia

Dilma Rousseff

Dilma Rousseff

París, diciembre 11 - La presidenta brasileña, Dilma Roussef, comenzó hoy su visita oficial a París con una apretada agenda que tendrá como plato fuerte el encuentro esta tarde en el Elíseo con su homólogo galo, François Hollande.

La ceremonia oficial de llegada se celebró con una recepción en el palacio de los Inválidos y prosiguió con un desfile en un vehículo descubierto hasta la Asamblea Nacional, en la que le esperaba el presidente de esa cámara, Claude Bartolone.

Se trata del primer encuentro entre Hollande y Roussef desde su elección en 2010 y una de sus participaciones más destacadas llegará a las 15.00 GMT en el Foro del Progreso Social, organizado por la Fundación Jean Jaurès -vinculada al Partido Socialista Francés- y el Instituto Lula, del anterior jefe del Estado brasileño.

Esa conferencia pretende, según los organizadores, "encontrar las condiciones de un crecimiento mundial armonioso y sostenible, recolocar en el centro de las políticas públicas y primar el bienestar de los ciudadanos sobre los resultados económicos".

Desde ese centro irá directa al Palacio del Elíseo para mantener una reunión con el presidente, François Hollande, que está previsto que se prolongue hora y media y finalice a las 17.25 GMT con una conferencia de prensa conjunta y una cena de gala.

El Ministerio francés de Exteriores indicó esta semana que para Francia constituye una visita "muy importante que demuestra la fuerza y la solidaridad de las relaciones entre los dos países", cuya asociación, según se apuntó, es de "calidad" y destaca principalmente en lo relativo a la transferencia de tecnologías.

La cita servirá por tanto para volver a tratar el concurso para la compra de 36 cazabombarderos convocado por Brasil, suspendido desde hace dos años y en el que participan los aviones galos Rafale de la empresa Dassault, junto con los F-18 del estadounidense Boeing y los Gripen del sueco Saab.

En la práctica, además, Rousseff espera hallar en Hollande un aliado a sus pronunciamientos contra la austeridad que domina en Europa, después de las esperanzas generadas en ese sentido por la elección en mayo del líder socialista, que había sustentado buena parte de su campaña en un cambio de políticas en el Viejo Continente.

Roussef partirá mañana hacia Moscú y antes de ese viaje habrá tenido también como puntos fuertes de su agenda un seminario sobre las relaciones franco-brasileñas en la sede de la patronal Movimiento de Empresas de Francia (MEDEF), o un encuentro con autoridades del Parlamento galo.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1539 veces.