Elogian en Europa a la economía de Brasil

22 de diciembre de 2012.- Para los mercados financieros y de inversión, Brasil está de moda. Así parece desprenderse de los dichos y apreciaciones de un vocero calificado de una entidad poco conocida en América latina, la Unión Económica y Monetaria del África Occidental (UEMOA).

Togo Kako Nubukpo, un respetado economista africano que desarrolla sus actividades en Europa, afirmó que "Brasil ofrece esperanza para África y los países europeos”. Nubukpo esta de paso por la capital de Francia. Allí participó de un encuentro llamado días 'Foro para el Progreso Social ". Inácio Lula Da silva era todavía el Presidente de Brasil y presidía el evento, pero también estaban Dilma Roussef, sucesora de Lula, y el presidente recién electo de Francia, François Hollande, quien preparaba una gira especial por Argelia, la antigua colonia del Magreb, bajo la que cayó derrotada por una guerra de 8 años.

El asunto es que el economista Togo Kako Nubukpo se desvivió en elogios a la economía brasileña, coloándola como ejemplo para seguir por la zona descontrolada Euro. “Brasil ha demostrado que se puede tener éxito en la globalización, optando decididamente no sólo para el crecimiento sino también para una mejor distribución de la riqueza", declaró el funcionario a la agencia IPS.

El debate académico giró alrededor del dilema ¿Cómo decidir el crecimiento paa salir de la crisis?. Aunque sobre ese tema hubo pocos aportes nuevos, en cambio adoptó tonos de solemnidad cuando los expertos tuvieron que pronunciarse sobre la nueva gobernabilidad del mundo, un aspecto indisociable de las políticas economicas.

América latina puso en agenda, por tercera vez en un siglo, el modelo de crecimiento, colocando al Estado y las políticas públicas como ejes ordenadores del desarrollo y las inversiones. En esa perspectivas han camina países como Venezuela, Ecuador, Argentina, Bolivia, Brasil, y pequeños países del Caribe.

Los expertos que asistieron al encuentro de París, ubicados en el ubicuo espacio de los “progresistas”, en buena medida simpatizantes de los desarrollos de la nueva América latina, plantearon que para asegurar la gobernabilidad, sin la cual no hay economía estable, se debe " situar primero a la gente ", dando a entender con esa expresión genérica, a los más pobres o excluidos.

A tono con reconocidos autores marxistas, como Itzvan Mészáros o David Harvey, también advirtieron que las nuevas políticas deben contemplar la preservación del medio ambiente, sin el cual no podrían existir ninguno de los factores antes mencionados.

En esos puntos estratégicos, los ponentes dijeron que Brasil es un ejemplo, a pesar de las críticas que reciben los gobiernos brasileños desde hace más de dos décadas, por lo que llaman “el desmatamiento del amazonas”, a favor de multinacionales que la usan para “ampliar la frontera de la soya” y de otros productos, como la caña, dirigidos a la industria mundial del combustible para carros.

"Brasil nos ha demostrado que el reto es tomar aspiraciones de la gente en cuenta lo más posible, ya que con el liderazgo progresista que podemos ganar en el proceso de desarrollo", así se expresó el ex investigador de UEMOA, Togo Nubukpo.

Y amplió: "En África hoy en día tenemos la impresión de que nuestros líderes son más responsables ante el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, que ante sus propios pueblos". Esto lo dijo para destacar las políticas públicas de Brasil, la sexta economía del planeta desde hace 5 años., cuando desplazó a Gran Bretaña de ese lugar exclusivo en el club mundial de “países ricos”.

"Si un gobernante no puede ofrecer la democracia, la dignidad y la esperanza a su pueblo, ¿qué necesitamos para los gobiernos", se preguntó Nubukpo, mirando con simpatía a Lula, quien presidía el Foro.

Lula decidió relatar en su lenguaje llano, las políticas elogiadas en el Foro por los expertos económicos centrales. Contó que su administración desarrolló el programa conocido como «Bolsa Familia», dirigido a auxiliar con alimentos y protección en salud a las familias pobres “para ayudarlas a mantener a sus hijos en la escuela”.

Hace una década, mientras Brasil registraba el crecimiento macroeconomicos que la convirtió en la sxta economía, mostraba la mayor tasa en deserción escolar del continente, sgún las tablas de la UNESCO.

Lula contó que otro programa que arrojó buenos resultados que el conocido como "Pro-Uni '(pro-universidad)dedicado a los estudiantes de bajos recursos con becas para la universidad. Brasil mejoró la calidad de su enseñanza y de la cualificación profesional de sus técinos y profesionales entre 2003 y 2002, según el mismo organismo de la Naciones Unidas.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2329 veces.

La fuente original de este documento es:
Revista Mercosur y Venezuela (http://www.mercosuryvenezuela.com/)



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /internacionales/n220398.htmlCUS