Cameron tuvo que pedir perdón a los ingleses

1.200 muertes por negligencia: Conmoción por escándalo en hospital del Sistema de Salud Británico

En este hospital había pacientes tan desesperados por el agua que bebían de floreros sucios

En este hospital había pacientes tan desesperados por el agua que bebían de floreros sucios

Londres, febrero 7 - La muerte de hasta 1.200 pacientes en el Hospital de Stafford (Reino Unido) debido a condiciones insalubres y falta de agua y comida entre 2005 y 2009 conmociona a ese país y obliga a su primer ministro, David Cameron, a pedir perdón a la nación. El caso ha puesto de manifiesto la necesidad urgente de cambiar la gestión del Sistema Nacional de Salud Británico (NHS, según sus siglas en inglés).

"Había pacientes tan desesperados por el agua que bebían de floreros sucios", aseguró el primer ministro británico, David Cameron en una declaración sobre el informe realizada en el Parlamento.

En sus palabras, lo acontecido en el hospital puede describirse como una serie de "fracasos clínicos y de gestión" y, por este motivo, Cameron pidió disculpas a afectados y familiares en nombre del Gobierno.

Por su parte, el autor del informe de 3.000 páginas, el abogado Robert Francis, asegura que se trata de una historia de sufrimiento "espantoso e innecesario" para cientos de personas.

"El sistema ignoró las señales de advertencia y puso el interés corporativo y control de costos por delante de los pacientes y su seguridad", indica Francis.

"Los pacientes ancianos se quedaron sin alimentar o lavar. Fueron privados de dignidad y respeto. Algunos pacientes tuvieron que hacer sus necesidades en la cama, al no ofrecerles ayuda para ir al baño", explica. En el informe también se señala un control inadecuado del dolor por falta de analgésicos, la existencia de personal insuficientemente cualificado y otras muchas negligencias (el personal de recepción era quien decidía qué pacientes debían ingresar).

Lecciones para el futuro

Entre las 290 recomendaciones con las que concluye el informe de este experto, está la de crear un marco legal transparente en el que médicos y enfermeras comuniquen a los pacientes acerca de sus errores e infracciones que cometan.

Del mismo modo, Cameron ha informado de que se va a crear un nuevo puesto de inspector jefe de hospitales y de que se va a aplicar un nuevo régimen de inspecciones de cara al próximo otoño.

"Lo que hace que nuestro Sistema Nacional de Salud sea especial es que quien quiera que seas, de donde quiera que vengas (...) hay un lugar donde puedes ir", concluye Francis, que tienen previsto reunirse con algunas de las familias afectadas.

A pesar del escándalo, como recuerda el diario 'The Mirror' ninguno de los responsables, ni del hospital de Stafford (situado en el centro de Inglaterra), ni del sistema británico de salud durante aquellos cuatro años ha sido despedido o acusado formalmente de lo ocurrido. Otros ocho hospitales del país se encuentran bajo investigación para evaluar las tasas de fallecimientos.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3127 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /internacionales/n222863.htmlCUS