Obama evita decir la palabra...

Se extreman medidas de seguridad en territorio de EEUU por actos de terrorismo

Washington, abril 16 - El atentado en Boston, donde el lunes era día festivo, llevó a las autoridades a extremar las medidas de seguridad en ciudades de la zona.

Se prohibió sobrevolar el centro de la ciudad e incluso se suspendió temporalmente la comunicación celular para evitar que por ese medio fueran detonados nuevos artefactos.

La alarma provocó que las autoridades ordenaran detener la llegada de vuelos al aeropuerto local, Logan International, aunque esa orden se levantó poco después.

En Nueva York, la Policía reforzó su presencia en sitios como Times Square y en Washington se extendió el cordón de seguridad de la Casa Blanca.

Los peatones, que normalmente pueden transitar frente al enrejado de la residencia del presidente Barack Obama y por el parque Lafayette, hallaron cortado el paso con cintas amarillas y con agentes de policía apostados cada 10 metros.

Las medidas de precaución se extendieron, incluso, a países del otro lado del Atlántico.

El gobierno de Francia anunció que reforzará las patrullas de agentes de seguridad en los lugares públicos, mientras que la policía británica dijo que revisará las medidas de seguridad que rodearán a la maratón de Londres, que se disputa el próximo domingo.

Lo ocurrido en Boston es un nuevo desafío para Obama, que en el inicio de su segundo mandato se ha enfocado en temáticas domésticas como el control de armas, la inmigración y el déficit presupuestario.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, expresó a Obama, su “profundo pesar” por la “irracional violencia desatada por las dos explosiones” en el maratón.


Obama evita decir "terrorismo"

El presidente de EEUU, Barack Obama, aseguró que las autoridades todavía no saben quiénes son los responsables de las explosiones ocurridas en Boston, que han dejado al menos tres muertos y casi un centenar de heridos, pero "los descubriremos y caerá sobre ellos el peso de la ley", aseguró.

Uno de los muertos es un niño de ocho años.

"Todavía no sabemos quién hizo esto ni porqué", afirmó Obama en una breve declaración al país desde la Casa Blanca.

Obama también llamó al alcalde de Boston, Tom Menino, y al gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, para "expresar su preocupación por aquellos que resultaron lesionados, y para dejar en claro que su administración está lista para proveer el apoyo necesario para responder al suceso".

Así mismo, ordenó desembolsar todos los recursos federales disponibles para atender a las víctimas, así como incrementar las medidas de seguridad en todo el territorio estadounidense.

Obama no tildó este ataque como “terrorista”. Evitó usar la palabra. Sin embargo, según medios de comunicación estadounidenses, las autoridades no descartan que así haya sido, aunque no se conocería si fue por cuenta de individuos nacionales o extranjeros.

Tras las dos explosiones en la meta de la maratón, se habría presentado un tercer incidente con fuego en la biblioteca presidencial John Fitzgerald Kennedy de Boston, aunque no está claro si este suceso está relacionado con las detonaciones.

La prensa local reportó que la Policía de Boston detonó de manera controlada otros dos artefactos explosivos descubiertos en otros puntos de la ciudad.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3002 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /internacionales/n226985.htmlCUS