Revolución y comunicación

Se habla mucho de la necesidad de torcer el rumbo de la comunicación fundamentalmente aquella que tiene como objetivo contrarrestar la canalla mediática, no obstante, es bueno decirlo, que la comunicación como tal, antes, durante y después del golpe de Estado y la huelga petrolera, no fue del todo ineficiente, esto es comprobable a través de una tribuna que se convirtió en receptor de la participación como lo fue RNV, Radio Nacional de Venezuela, en su momento se convirtió en asidero en la búsqueda de información y trámite sobre lo que estuvo pasando.

Quizás sin quererlo, estuvimos en presencia de lo que hoy, significa rescatar la participación, las ideas e intervenciones telefónicas adquirieron importancia vital para orientar a la gente sencilla y valiente que sin cortapisas manifestaban adherencia al presidente Chávez y mas allá de ello, la voluntad de defendernos de cualquier amenaza. Recuerdo que en nuestro programa de radio, la gente comenzaba a preocuparse por lo que estaba viendo y oyendo a través de los medios privados, hubo días que las llamadas no cesaban contabilizándose hasta más de 20 a 25 llamadas diarias en una hora de programa, estamos hablando de momentos estelares en el desarrollo de lo que luego se convertiría en un gobierno con menos de 48 horas.

Ahora bien, a través de un editorial en el programa se describía lo que estaba ocurriendo en el país y dictaba la pauta del tema a tratar en cada programa, recuerdo que el día 13 de abril entrevistamos a Aristóbulo que se encontraba aún enconchado, eso fue determinante y produjo en la gente el halo de esperanza que llegó ese mismo día en la noche.

Lo que queremos demostrar, es que la comunicación cuando se hace con la gente, produce efectos esperados y dan la señal de lo que debe hacerse y como hacerlo, al respecto la revolución y la comunicación debe ir de las manos sin imponer condiciones previas en la modulación del hacia donde dirigirnos.

Celebro en lo particular la realización de la constituyente sobre el Plan 2013-2019, en asambleas en cada una de las regiones ahora en ocasión de las elecciones regionales del 16D. Ahora debemos celebrar y apoyar que nuestros medios abran mas las puertas a la gente, de tal manera que la participación se convierta en adalid de los nuevos tiempos y que el protagonismo del pueblo no sea ahogado por el mal ejemplo de conductores o moderadores que opinan mas de lo debido y no permiten el desarrollo de ideas en razón del “tiempo” que se dedique a la participación popular.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1045 veces.