Señoras y señores del gobierno, en Aporrea está el peligroso razonar del hombre y mujer revolucionarios

A lo largo de la historia revolucionaria muchos hombres y mujeres han acariciado como su hobby una sombra de idea demasiado vacía para ser positivamente falsa; se han aferrado a ella, la han amado apasionadamente, la han hecho su compañera las 24 horas dedicándole su vida y sus energías abandonando al pueblo por ella para despertar de repente en una soleada mañana y descubrir que se ha ido, se ha desvanecido por completo por no trabajar para la revolución.

En esta época de pedantería, en la que una gran mayoría de escritores atienden mucho más a las palabras que a las cosas se confunde la construcción gramatical y al conocimiento que en revolución, se supone, debe ser permanente y progresivo.

Para Aporrea el tiempo será su aliado, pero, la madurez intelectual en relación con la claridad revolucionaria será más bien lenta en llegar; estrategia desafortunada, porque, podría ser, que la claridad sea menos útil para los señores y señoras del gobierno cuyos errores han producido ya en gran parte del proceso su efecto a pesar del apoyo que les brinda un hombre que tiene por delante otro camino por recorrer.

Presidente Chávez, su autoridad rige las masas chavistas y revolucionarias, un gran porcentaje de ellas bañadas por la fuerza de la costumbre que muchas veces es causa para que la gente se aferre a creencias aun estando en condiciones de ver que carecen de base suficiente, sin embargo, las opiniones, reflexiones y sugerencias sobre el estado del proceso publicadas en Aporrea, ayudara a combatir esos hábitos porque es una gran escuela ideológica que tarde o temprano tendrá que ser reconocida para brindarle la ayuda que la pagina merece.

En el curso de estos años Aporrea ha superado durísimas etapas por falta de apoyo a pesar de aportar con un vasto e insondable abismo de ideas que ayudan al proceso de cambio liderado por el presidente Chávez. Gracias a la paciencia y perseverancia la página está alcanzando el lugar que se merece en la cultura revolucionaria de la región y el mundo, es un gran apoyo a la intelectualidad cuando se está dando vuelta a la página de la historia que tiene que decirnos si esta nación conquistara el socialismo.

Aporrea sea periódico impreso, radio, TV, determina pensamientos revolucionarios con la superioridad moral y mental de sus miembros, su éxito es proporcionalmente mayor para la masa chavista y revolucionaria por ser ajustada al tiempo además que no hay esclavos intelectuales como colaboradores motiva para que el blog sea permanentemente consultado.

Señoras y señores del gobierno, leyendo Aporrea aprenderán que no son el único objeto de investigación o que la convicción no puede ser un hábito y que no podremos llegar a la transición deseada aceptando cualquier respuesta por ustedes dada a los problemas que nos aquejan, es más, Aporrea ayuda a no volver la espalda a los mandos medios que persisten en trabajar con ineficacia creando malestar en el pueblo.

Presidente Chávez, consultando Aporrea lo primero que notará es que otros hombres y mujeres piensan revolucionariamente de manera diferente, simultáneamente, se percatará que esos pensamientos son tan buenos como los suyos y esto refuerza los cimientos de la confianza en la revolución. El hecho de que otras mujeres y hombres piensen similar a usted tiene tanto valor y es un paso notable y de gran importancia para cuando llegue la transición porque eso implica que habrá influencia mutua con nuestras opiniones, de ahí que, el problema sea determinar una convicción no simplemente como individuos sino como comunidad.

Hay que leer Aporrea para convencerse de que no se debe suprimir de alguna manera el peligroso razonar del hombre y la mujer porque son quienes ayudan a sostener la libertad de palabra dentro del proceso, además de que, Aporrea sostiene la convicción revolucionaria sin la uniformidad de opinión que sería un terrorismo moral para la cultura socialista.

Aporrea, ayuda que el apoyo a la revolución continúe saludable aun cuando se ve, muchas veces, que las convicciones no se apoyan en nada, a pesar de eso, quienes formamos parte de Aporrea estamos seguros que más saludable que cualquier convicción particular es la integridad de la convicción, y que evitar la investigación y criticas del pueblo por temor a los resultados que puedan afectar a los diferentes poderes tiene mucho de inmoral como de inconveniente para la estrategia del proceso que debe saltar a la transición en estos años.

Depende de usted presidente Chávez determinar cuál voluntad va primero, la del gobierno o la del pueblo, con gobierno me refiero al poder de los mandos medios alejados de la percepción revolucionaria y de todos los posibles modos de pensar socialista en la práctica en donde Aporrea, ha demostrado ser un medio eficaz no solo para formular opiniones, críticas y sugerencias sino para defender la revolución demostrando lealtad al presidente Chávez, exigiendo cambio de rumbo y castigo ejemplar para los malos funcionarios quienes por negligencia, complicidad u omisión, casi, están como traidores a la revolución.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2077 veces.

Comparte en las redes sociales