Hablar paja como oficio

Ser revolucionario no es nada fácil y a veces incomprensible por quienes dicen que lo son, el arte de hablar y bien, no es cosa de banales interpretativos, por el contrario, una audiencia exige de acuerdo a sus necesidades y expectativas, hay quienes hablan a través de la escritura y eso está muy bien, no tienen la facilidad de hilvanar ideas en el aforo y en medio de un foro, al respecto el castellano si se quiere es la lengua mas violada y transgredida, quizás sea cosa de modismos o modernismo como dicen algunos. Por ejemplo, cuando se dice “como se dice coloquialmente”  al referirse a una expresión o palabra, generalmente colocan una distancia no deseada por muchos, otro quizás, es posible que sea costumbre.

Sabemos que en Venezuela mucho se habla matando las palabras y otros la resucitan, quizás, de nuevo, sea cosa de poder llegar o dicho de otra manera, no encuentran otra vía para expresar lo que quieren decir. Del todo, eso de igual manera no está mal y permite evaluar el grado de cultura solo en el arte de hablar, alguien dijo y si no lo dijo lo digo yo, “no digas lo que crees que sientes, te puedes arrepentir cuando en verdad digas lo que la gente quiere oír “.

Porque digo todo esto, sencillamente porque en los últimos tiempos en este país todo el mundo quiere decir cosas, lo cual está muy bien y significa que todo el mundo puede criticar, lo de la autocritica es otra cosa muy seria, por cierto, tuvo que llegar la tecnología para que la gente comenzara a expresarse de manera libre y creativa, si, porque las redes en si mismas son creativas y permiten acabar con la rabia y a lo mejor con el fastidio de años sin decir alguna vaina.

Uno se pone a ver televisión y considera de una, que el que está hablando sabe sobre el tema aún esté leyendo y es un vergatario, será de esta manera piensa uno, como espectador  generalmente entiende poco o nada,  aquí se desprenden entonces dos cosas, o el carajo o caraja no sabe leer, lo cual si es grave, o sencillamente es no es culpable de lo que escribieron, sin sintaxis, pausas, se comieron una coma, etc ,etc.

Para no alejarme del tema, porque ese es el problema cuando se habla mucho, es decir pura paja o paja a medias, no verdades a medias, eso es otra cosa; es aquí donde está el verdadero motivo de este escrito, el cual desconozco si lo considerarán de igual manera al título. Lo cierto de todo esto es que se está escribiendo en medios alternativos por ejemplo Aporrea, que si Vanessa hace preguntas tontas, que no deja responder, que si invita a escuálidos, etc, etc. O el caso de Mario Silva que pasa videos de Globovisión y es pedante y falto de humildad, o Pérez Pirela que a veces se pone cómico y diluye en algo lo que está diciendo. El caso de las candidaturas ha alcanzado centimetraje desbordado, que el PCV no apoya a Rangel en Bolívar, conjeturas del porque Cabezas puso la candidatura a la orden, que si esto o aquello, en consecuencia, uno se encuentra con toda sarta de elucubraciones y anécdotas que convierte al espectador en arte y parte, porque entonces uno también se mete en la vaina y lo que hace es enredar mas el asunto.

Si hablar pendejadas es un oficio en esta hora de definiciones, creo que lo que hay que hacer es encomendarnos solo a lo que diga el comandante y se acabó, por supuesto que hay gente sensata, quizás son los que no escriben, por tanto no se meten en ningún peo académico o semántico, fíjense, si la filosofía fue creada para explicar al ser humano en su accionar y voluntad, mejor vemos mas allá, hacia donde están los que si son revolucionarios, que hablan y hacen, que escriben y enseñan, que guían y ayudan hacia la dirección correcta, porque al fin y al cabo , lo que necesitamos es eso, sindéresis, optimismo, honestidad y amor por lo que decimos y hacemos.

 


[email protected]



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1283 veces.