¡VTV es del pueblo, no de la burocracia!

En las últimas semanas me ha parecido sumamente preocupante el tratamiento que desde Venezolana de Televisión se le ha dado a las problemáticas de CORPOELEC y la delimitación de las tierras de los Yukpas. Parece que después de 14 años este canal no ha logrado trascender bajo ninguna de las gerencias que lo han dirigido, su condición de canal del Estado para convertirse en canal de la Revolución.

Ciertamente VTV ha dado aportes sustanciales en la politización del pueblo, ha permitido combatir en todo momento las matrices de opinión generadas desde el aparataje mediático de la derecha y el imperialismo, mostrando los logros y avances del Gobierno Bolivariano, siendo una tribuna desde la cual el comandante Hugo Chávez se dirige a todos los venezolanos y las venezolanas. Esto está muy bien y debe seguir así.

Sin embargo, no hemos topado con un límite. Aparecer o no en la programación de VTV pasa por estar o no en las agendas institucionales, por lo cual difícilmente y de manera autónoma los sectores populares pueden participar para exponer o denunciar alguna problemática que plantee la negligencia de alguna institución nacional (si hay denuncias, preferiblemente que sean contra instituciones controladas por la oposición, VTV está presto para transmitir). No decimos que nunca se le ha dado la oportunidad a la gente, pero si debo decir que muy pocas veces; son los ministerios, vice-ministerios, institutos nacionales, miembros prominentes de los cinco poderes nacionales, gobernaciones y alcaldías junto a la confrontación con la agenda mediática de la derecha, quienes tienen preeminencia en la programación del canal 8.

Lo muy lamentable de esa situación es que muchas veces al no ser escuchados los sectores populares, estos algunas veces ventilan sus problemáticas por Globovisión o por otros medios de comunicación de la derecha, obviamente estos medios le dan un uso politiquero, y desde el gobierno se termina acusando a estos sectores sociales de contrarrevolucionarios. No niego la existencia de infiltrados ni nada por el estilo, pero eso huele más a excusas, a escurrir el bulto que otra cosa.

Ahora bien, eso es apenas una parte del problema, ya que este se torna mayor cuando no solamente no se le brindan espacios en VTV a algunos sectores del pueblo identificados claramente con el Proceso Bolivariano, sino que para colmo se usan los espacios del canal 8 para atacar indiscriminadamente y de manera irresponsable a estos sectores sociales, sin ni siquiera otorgarles un derecho a réplica proporcional.

Yo particularmente no vi ni a los Yukpas ni a FETRALEC mandando a votar por Capriles. Por lo tanto VTV debe abrir sus espacios para que escuchemos claramente y sin presiones sus puntos de vista, y los contrastamos con los puntos de vista de los funcionarios.

Si VTV pretende ser un instrumento para construir el socialismo, no puede ser solamente el canal del funcionariado, debe ser el canal de todo el pueblo. Si los sectores populares están equivocados, no importa, la discusión educa y aclara los problemas, pero de algo estoy seguro el funcionariado no es infalible, por lo tanto no está por encima su opinión sobre la de nadie.

VTV no debe temerle al debate, VTV no debe temerle a la crítica popular, si esta no tiene fundamento se argumenta y se educa, y si lo tiene, pues mucho mejor porque permite corregir una problemática.

VTV no debe ser una trinchera para la destrucción de los sectores populares que siendo afectos al Proceso Bolivariano, tienen puntos divergentes y críticos. No usemos las armas que deben blandirse contra los enemigos de la patria, para agredir a nuestros compatriotas. En todo caso el debate, la presentación de pruebas y de argumentos son los mecanismos para resolver las contradicciones en el seno de los bolivarianos y las bolivarianas.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1718 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /medios/a154367.htmlCUS