Mario Silva, Pérez Pírela, documentalistas, periodistas y cineastas: demos duro porque nos vienen dando

Como bien sabe el pueblo y de seguro a quienes detallo en el titulo, son por cientos los reportajes, documentales y otras calumnias que se escriben, filman e inventan sobre el comandante Chávez y nuestra patria. Son inventos mostrados al mundo que desacreditan a nuestro presidente y la patria de bolívar, filmados de forma rastrera sobre escenarios puntuales. “Actividad” que seguramente contará con cómplices locales que dan la seña y el santo en lo que nos duele y por desgracia nuestra joven revolución sufre todavía.

Pero el problema en sí no es que no tengamos esos lunares donde hacen su festival los “periodistas” y otros del palangre mundial, el problema consiste en que nosotros también tenemos el suficiente equipo de alto profesionalismo que pueden contragolpear haciendo reportajes y documentales en los mismos orígenes donde se edita sobre nosotros y parece que no se está haciendo el trabajo. El vicepresidente Nicolás Maduro, ministros y otros se quejan y denuncian a todo nivel, pero eso no es suficiente. Es necesario el ataque, para que en verdad seamos como nuestro Chávez y en su convalecencia, se sienta orgulloso de nosotros.

Los mandaderos y el palangre mundial no tienen patria, y les importa un granito sus mismos lugares de residencia. Pero nosotros si sabemos y tenemos el legitimo derecho para no sólo mostrar a nuestro pueblo la verdadera situación socioeconómica y política de nuestros naturales enemigos, sino que, reportajes hechos en esos mismos lugares, editados en Venezuela y por venezolanos y mostrados al mundo, daríamos el contragolpe necesario para que respeten. Ya vemos los gritos de “protesta” a todo nivel, cuando se toca la llaga de los poderosos y piden rectificaciones. Pues hagámonos sentir para que respeten.

Toitomundo sabe la calamidad diaria que vive el pueblo de la clase media en esos países donde fingen ser libres de dificultades impuestas por esos gobiernos y de la clase pobres ni se diga. De las discriminaciones y los abusos de sus policías y otros entes de seguridad. De los altos grados de consumo de drogas y sus consecuencias sociales. De las pandillas delincuenciales con miles de miembros en sus grandes y medianas ciudades. Del tráfico de órganos humanos donde el asesinato selectivo es el modo. De los miles de asesinatos al año con cifras mucho más altas que de las de Venezuela. De las barriadas tipo gueto de sus grandes ciudades que sólo muestran los elegantes sitios turísticos mientras la gente pobre vive hacinada. Del lavado de dinero, porque si en Venezuela tenemos algunos pocos mafiosos, ¿Cuántos mafiosos tienen los Estados Unidos y los países europeos que son el fin último del menudeo de narcóticos?

Podemos hablar, escribir y filmar sobre las diferentes formas de racismo que es uno de los paquetes políticos que esos países “desarrollados” sostienen para alienar a sus pueblos y alimentar odios y mantener el caos.

En conclusión, ¿De cuantos problemas aun más delicados que los que todavía tenemos en nuestra patria, tienen esos países desde donde se hacen reportajes y documentales contra nosotros? De miles de problemas mucho más dramáticos que los nuestros, pero mientras el contragolpeo, el dando y dando, el cayendo y corriendo, el hojillazo y otros, continúen sólo respondiendo, estamos dando la ventaja del primer golpe que es el que hace daño.

¿Y de qué hechos puntuales se escribe y se filma sobre nuestra patria? De la dificultad que atraviesa nuestro presidente Chávez en este momento, y luego cuando lo supere, golpearán porque ya está sano. De la magnificada inseguridad que solo es eso, magnificada. De la pobreza, que aunque la minimizamos todos los días y lo reconocen organismos internacionales, todavía campea en algunos sectores. De los “descuidos” que algunos entes estadales y municipales mantienen con los servicios públicos; de los “problemas” de sanidad pública entre otros pequeños y medianos desfases administrativos y que trabajamos con tesón para solucionarlos, pero son intereses puntuales de los mensajeros del palangre.

Y una cosa muy importante que debiésemos enseñar no sólo a los venezolanos y venezolanas, sino al mundo, es el prontuario delictivo de esos palangristas y empresas de des-comunicación que atacan con sus rabos de paja vírgenes y nosotros lo discutimos en lo interno, mientras continúa intacto el daño que nos hacen. Y le recordamos a quienes interesa esta nota: en el exterior tenemos amigos, hermanos y medios de comunicación que con mucho placer publicarán nuestros trabajos.

¡Viva Chávez¡ ¡Viva Chávez! ¡Viva Chávez!

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1641 veces.

Hernando Cortés Pico


Visite el perfil de Hernando Cortés Pico para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales