Conspiro, jodo y siempre tengo mi real y el medio

Esta, parece la canción preferida de casi todos los medios de comunicación de la derecha: Conspiro, jodo y siempre tengo mi real y el medio, comparándola un poco con la canción infantil venezolana, Con real y medio.

Es que no se cansan de conspirar y de joder todo el tiempo. Son parte del juego politiquero más miserable, del bochorno y falta de ética comunicacional más evidente. Los secuaces, a la orden de sus dueños y amos, mienten; calumnian; tergiversan; manipulan, montan ollas; palangrean y… le han vendido al diablo lo poco que les queda de alma.

Pero lo que más molesta y llena de indignación, es que todavía digan que no hay libertad de expresión y de información, y sigan tan campantes y sonantes haciendo de las suyas. Es que todavía, tal Willys, actúan en la quinta como en la cuarta, haciendo lo que les viene en gana, pero, sin la censura que les aplicaban los gobiernos adecos-copeyanos, ante la débil o nula respuesta de la aplicación de la ley y cobrando su real.

Para muestra, un botón, de los miles que a diario circulan: Otra vez, Globovisión haciendo otra de las suyas cercena el art. 231 y 233 de la Constitución, lo que constituye un ilícito establecido por el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio y Televisión, para manipular la información e inocular a sus asiduos el veneno respectivo en cuanto a la decisión de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo.

Este acto delictivo contó con la bendición del CNP y otras organizaciones, que consideran que los mensajes deben "asumirse como un recurso de estilo, una forma de expresión, un recurso dialéctico que solo con interpretaciones retorcidas y antidemocráticas pudiera condenarse", y que los mensajes de incitación al odio y alteración al orden público son un “recurso de estilo del periodismo audiovisual”.

Lo mismo sucede con los medios impresos, estaciones de radio y medios en la red, una constante guerra contra el gobierno revolucionario. Demasiada libertad de expresión y de información, pero más aún, demasiada irresponsabilidad del uso de los medios y en la aplicación de la respectiva sanción.

Creo que debe considerarse como un problema de seguridad y de salud pública. Están atentando diariamente contra la paz, la seguridad nacional y la salud mental y física de sus adeptos que son tan venezolanos como nosotros y, siempre tienen su medio.

Señores, las leyes se establecen para cumplirlas y hacerlas cumplir. La libertad de expresión nos da el derecho a decir lo que queramos pero a la vez nos reclama el deber de la responsabilidad al ejercerla. La solución está muy clara: Si la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, Art. 5 de la Constitución Bolivariana, convoquemos al pueblo, “que sea el Soberano el que decida quién puede usar o no el espectro radioeléctrico y publicar”. Que no Conspiren, ni jodan más, ni sigan teniendo real y el medio.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1201 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /medios/a157592.htmlCUS