¡Sí va el referendo a Globovisión!

Según se ha hecho conocer, el partido político venezolano REDES hará las gestiones debidas para proceder a recoger unas 2 millones de firmas, 10% de los electores inscritos en el padrón electoral, para solicitar formalmente al Consejo Nacional Electoral (CNE) realice un referendo consultivo entre los votantes del 26 de mayo de 2.013 con ocasión de efectuarse en esa fecha las elecciones de alcaldes y concejales, este referendo tendrá como finalidad que el pueblo se pronuncie si quiere o no que el canal de televisión Globovisión continúe operando en el territorio nacional; y tal solicitud estará basada en el articulo 71 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que a la letra dice: “LAS MATERIAS DE ESPECIAL TRASCENDENCIA NACIONAL PODRÁN SER SOMETIDAS A REFERENDO CONSULTIVO POR INICIATIVA DEL PRESIDENTE O PRESIDENTA DE LA REPÚBLICA EN CONSEJO DE MINISTROS; POR ACUERDO DE LA ASAMBLEA NACIONAL APROBADO POR EL VOTO DE LA MAYORÍA DE SUS INTEGRANTES; O A SOLICITUD DE UN NÚMERO NO MENOR DEL DIEZ POR CIENTO DE LOS ELECTORES Y ELECTORAS INSCRITOS EN EL REGISTRO CIVIL Y ELECTORAL”. De manera que REDES ha acogido la tercera opción del artículo constitucional Nº 71 y ella puede activar un referendo consultivo en las materias de especial trascendencia nacional, tal como el evitar que el pueblo venezolano sea incitado a la subversión política por los llamados directos y/o velados que hace Globovisión, y a la vez evitar que el pueblo venezolano sea expuesto a enfermarse mentalmente por los mensajes terribles con los cuales esta televisora perturba la tranquilad pública ciudadana.

La libre expresión del pensamiento aquí en Venezuela es respetada cien por ciento por el gobierno democrático de Hugo Chávez, más bien algunas personalidades políticas y periodísticas visitantes de otras partes del mundo democrático han opinado que en Venezuela hay exceso de libertad de expresión, que aquí se abusa de esa libertad y que en su país de origen si tal o cual cosa se hubiera hecho pública los difusores estuvieran presos y las emisoras cerradas. Como un elemento de simple lógica, todos los derechos humanos tienen que tener un límite, en este caso la libre expresión del pensamiento lo tiene su límite para que ninguna persona por los medios de divulgación a su alcance, sea prensa escrita, la radio, la televisión, las redes sociales o de cualquier otra índole, se pueda ofender o difamar a individualidades, desestabilizar a las instituciones y menos a todo un país. No es posible que un gobierno se deje chantajear perennemente con este asunto de la libre expresión del pensamiento, creyendo inocentemente no se hablará sobre el incumplimiento de este derecho por parte de las autoridades y entonces cuidando el que dirán se permite que los medios de comunicaciones abusen de este derecho. Existen venezolanos que viven en un estado virtual de zozobra y sienten que ya no se puede hacer nada para que en este país haya tranquilidad, paz y progreso, ya la mente de muchos venezolanos está tan perturbada que no alcanzan a distinguir el bien del mal; y todo porque son adictos al miserable canal de televisión Globovisión, televisora que se encarga de deteriorar la tranquilidad pública.

Muy pronto los venezolanos tendremos la oportunidad de firmar el petitorio al CNE para que se lleve a efecto el referendo sobre si o no se permite el funcionamiento del canal televisivo Globovisión. Seguro que esta alternativa nos librará sin mayor trauma de este sombrío canal televisivo que se llama GLOBOVISIÓN.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4595 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /medios/a157625.htmlCUS