A propósito del día del periodista

¿Periodistas sabios o asalariados de la oposición?

Hace tiempo escribí una nota titulada “Periodismo, profesión múltiple”; en
la cual afirmé que medios como el del asesino intelectual del fiscal Danilo
Anderson, parecieran haberse convertido en universidades que gradúan de
expertos en cualquier vaina a sus asalariados periodistas. Hoy estoy
convencido de que me quedé corto en la afirmación.
Hay quienes, dado el “mar de conocimientos” que parecieran poseer los
periodistas al servicio de la oposición, estamos a punto de proponer que
cierren las universidades y enviemos nuestros jóvenes a esos medios a
llenar su alma y espíritu con el saber que allí abunda.

¿Quién puede dudar, por ejemplo, que los mejores psiquiatras del país son
los asalariados periodistas de la oposición? Bueno es recordar “las
brillantes disertaciones y el profundo análisis” tras el cual concluyeron
que el Presidente Chávez estaba loco… Freud debe haberse removido en su
tumba ante tanta sapiencia.
En el arte de la investigación científica-policial se han convertido en la
luz que ilumina los mejores cuerpos policiales del mundo. Para la historia
quedó el como resolvieron el caso de aquel portugués que asesinó un grupo
de manifestantes en la plaza Altamira. Pruebas científicas irrebatibles los
llevaron a la conclusión (y así lo hicieron saber al mundo) que el asesino
respondía a instrucciones directas de Chávez y había sido contratado por
Freddy Bernal.

Mas no crea usted que sólo de psiquiatras y detectives gradúan a los
periodistas de Globovisión y otros medios; como bomberos son lo mejor de lo
mejor. ¡Recuerdan como “demolieron” el informe de los bomberos de Maracaibo
que concluía que los soldaditos muertos en Fuerte Mara habían resultado
víctimas de un incendio originado dentro de su propia celda?
Fueron tan limpios y profesionales en su trabajo que absolutamente a nadie
se le ocurrió insinuar que podía tratarse de una jugarreta contra el
Presidente. Con rigor científico demostraron que Chávez transformado en
ninja, se apareció en el fuerte en horas de la madrugada, roció con
gasolina a los soldados y luego los asó vivos con un lanzallamas… ¿La
causa?, habían firmado contra él.

Los profundos conocimientos de medicina que imparten en los estudios de
Globovisión y Venevisión, les permitió a estos superperiodistas, no sólo
cuestionar la calidad de los medicamentos y tratamientos administrados en
Barrio Adentro, sino la idoneidad de los médicos que allí laboran. ¿Quién
mejor, por ejemplo, que un médico de la calidad del matacuras para
cuestionar la labor de otro colega?

Los impecables análisis económicos de estos periodistas nos mantienen
prevenidos. Ninguna de sus catastróficas predicciones se ha cumplido, pero
no por ello dejan de ser brillantes. La hiperinflación, recesión económica.
maxidevaluación, ruina del BCV y disminución de las reservas
internacionales que vienen anunciando desde 1999, algún día habrá de
llegar.

Como juristas son innovadores y allí está para demostrarlo la inmaculada
defensa que hicieron del concepto de “vació de poder”, que según ellos
justificó la dictadura más breve de la historia de la humanidad. Para las
futuras generaciones de abogados, quedará como legado este invalorable
aporte de los periodistas asalariados de la oposición.
También son internacionalistas… y de los buenos. Algún día se comprobará
que tienen razón cuando afirman que Venezuela está aislada del mundo.

En cuanto al cálculo estadístico hay quienes estamos convencidos que
ninguna universidad forma profesionales en esta área de la calidad de
discípulos de Marcel Granier.
Marcel quien pasará a la historia por el desarrollo de la tesis que
demostró que VTV sólo tiene dos por ciento de audiencia, ha dirigido,
personalmente, la carrera de “sus muchachos” y los frutos comienzan a
verse. Pocos han olvidado el resultado de aquellos estudios en los que
concluyeron que la inmensa mayoría de los venezolanos estaba presta a votar
contra Chávez en el referendo revocatorio…. más acertados imposible.

Por último, como actores son verdaderamente fantásticos. ¿Recuerda aquellas
escenas de periodistas cubriendo alguna marcha, trajeados con chalecos
antibalas y máscaras antigases, temerosos de la reacción gubernamental?
Se queda uno boquiabierto con tanto dominio del saber.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 808 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /medios/a168929.htmlCUS