Comunicadores…Desde el Vientre

Ha existido durante toda la vida, un principio necesario para la subsistencia del hombre, es un principio tan importante que fue convertido en una profesión, donde hombres y mujeres basados en la ética, desarrollan y llevan la información de una manera “eficiente y veraz”… LOS COMUNICADORES SOCIALES, ellos que gracias a su esfuerzo, obtienen el título durante sus estudios de educación universitaria.

No obstante muchos de ellos, deberían regresar y repasar algunas unidades curriculares que cursaron, como por ejemplo: Historia de la Comunicación; además las Universidades que imparten esta bellísima carrera, deberían buscar de insertar en el pensum una nueva cátedra llamada “LA HUMILDAD EN EL COMUNICADOR”, bueno debería existir en todas la carreras, pero hoy quiero traer la necesidad de la humildad en el comunicador, basado en la poca ética y profesionalismo de algunos COMUNICADORES ASOCIALES.

Desde la existencia del hombre y la mujer en la tierra, se hizo necesario la comunicación entre ellos, de allí que el ser humano comenzara a desarrollar formas de comunicarse, la cual han venido perfeccionando durante siglos hasta la fecha; investigadores descubrieron y expusieron comunicaciones reales del feto y la madre en el vientre de está, incluso han podido darle información a muchos animales, aunque todavía no reciben respuestas, pero allí la diferencia entre lo racional y lo no, en sí el ser humano ha tratado de comunicar todo lo que le suceda y crea que es necesario darlo a conocer.

En consecuencia, todos, absolutamente todos los seres humanos son comunicadores, ¿cómo olvidar el latido del corazón de nuestros hijos, cuando nos comunicaron desde el vientre de su madre, que estaban vivos?, ¿cómo no recordar y sentir nuestra piel erizada, cuando escuchamos su primer llanto, para informarnos que ya habían llegado?, ¿quién no tiene anécdotas de aprendizaje dejadas por un profesor?, ¿Existirá alguien que nunca haya recibido o dado una comunicación en forma de consejo para la vida?, de esta manera se demuestra lo importante de la comunicación y que es de todos y para todos.

Aquellos que decidimos profesionalizar la comunicación, encontramos dentro de nuestra alma que era necesario llegar a muchos con la verdad, sin desvirtuar la necesidad y obligatoriedad del mundo comunicador; que en el nombre de esta carrera lleve el complemento social, solo nos dice que es un bien de todos, un beneficio para la sociedad sin exclusión alguna, de allí que es imperioso permitir el desarrollo de los comunicadores alternativos y de calle, ellos no pueden ser despreciados, mucho menos por un profesional de la comunicación, que triste es escuchar comentarios o comparaciones de este tipo: "Bueno que vayan a operar un corazón abierto o que defiendan a un imputado en un juzgado, a ver si se lo permiten hacer", efectivamente debe ser un cirujano o un abogado que realicen esas actividades, por supuesto estas especialidades y muchas más se crearon para cubrir la necesidad en la sociedad, pero la Comunicación Social fue consecuencia de la relación entre la sociedad, es decir nuestra profesión es derivada de una acción existente en las sociedades y cómo podemos exigirle a quien la creo que no sea parte de ella.

Para concluir quisiera felicitar a los comunicadores, sin importar sí son profesionales universitarios o parte de la sociedad común, sigan luchando por llevar la verdad social al mundo desde el alma, claro la verdad es relativa y se comporta dialécticamente según el editorial que defiendan, pero este pueblo sabe el rol que tiene y su verdad, gracias al comunicador más exitoso de los últimos veinte años El Comandante Supremo Hugo Rafael Chávez Frías, quien fue capaz de llenar los espacios vaciados durante cuarenta años por los oligarcas de la comunicación, es bien merecido ese premio de Comunicador.

TRABAJEMOS JUNTOS POR UNA SOCIEDAD MEJOR

RECUERDEN QUE SIN SOCIEDAD NO HABRÁ COMUNICACIÓN

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1011 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /medios/a168972.htmlCUS