Hojilla=Papeles de Mandinga=Vladimir Acosta=Grano de Maíz, pero ¿quién carajo está detrás de la falsa moraleja y acabando con Trincheras de la Revolución?

Quiero comenzar este artículo, colocando en el plano de la igualdad a la decisión de sacar de la programación habitual, llámese televisión o radio, a prestigiosos programas que eran una especie de trincheras de la revolución y si esto no era así, entonces que alguien me desmienta, pero lo que si no se puede poner en duda es que programas como la hojilla, contaron con el respaldo de nuestro Comandante Supremo. La mutilación o salida del aire a una programación habitual y de gran audiencia política, favorece a los enemigos de esta revolución, por cuanto estamos quedando sin programas que desmonten la falsedad y la mentira. Será que existe alguien muy ligado al gobierno nacional y de “acento refinado”, que está pensando en colocar a determinados comunicadores de flux y corbata, para que “cambien la imagen de la crítica”, como si esta necesitase de algo aterciopelado, para que no moleste, ni ponga bravos a la gente de la oposición y que nos olvidemos hasta del legado que nos dejó el Patriota del Por Ahora.

Ojo avizor con estos cambios que en lugar de fortalecer y alertar a la revolución de los peligros que la acechan día a día, lo que pudiera estar ocurriendo es una desviación para otros fines que no es precisamente la profundización de la revolución y mucho menos el Socialismo. ¿Por qué ese temor a llamar las cosas por su nombre?, al pan, pan y al vino, vino, hay que llamar las cosas por su nombre, por lo que es y en eso entra el lenguaje claro del pueblo, sin regodeos y sin adornos, esa es la mejor comunicación y cada quien con su estilo propio y con la verdad por delante y no como hacen esos “bacalaos” de la oposición, que se niegan a si mismo lo que hacen, porque son unos cobardes, mentirosos y anti patria.

Pero lo peor de todo esto, es que la conspiración continúa, porque no ha dejado de estar presente en la política del departamento de estado del gobierno de los EEUU hacia Venezuela, desde el mismo momento en que el Cmdte. CHAVEZ ganó la presidencia de la República de Venezuela, continuando su plan malévolo con el Presidente obrero Nicolás Maduro, ahora el problema está en que nuestro principal canal de televisión se ha quedado sin programas que desnuden a la canalla y a la oposición apátrida, pareciera que la mala idea de ese alguien, que está detrás de la desaparición de programas de denuncia y de desenmascaramiento de los enemigos de esta revolución, es producir el silenciamiento de las voces combativas y esto es peligroso y contraproducente al Programa de la Patria y a la transición hacia el Socialismo.

El alerta es para el Presidente Nicolás Maduro, quien debe estar claro en que hay dos modelos de discusión política, no hay intermedio, porque el mejor ejemplo de su negación es la realidad de lo que acontece en Europa. Hace mucho tiempo nuestro Comandante Supremo así lo señaló y lo proclamó ante el mundo entero, no hay tercera vía. Entonces porque ese temor a la denuncia con voz de pueblo, clara y diáfana. Lo malo en este proceso revolucionario tiene que ser extirpado, venga de donde venga y con mayor razón todo aquello que atente contra nuestras instituciones, contra la estabilidad política y sobre todo lo que esté en contra de la Patria.

Desde que nuestro Comandante Chávez llegó al poder la conspiración se mantiene y continúa ahora en contra de nuestro Presidente, en contra de nuestra revolución y en contra de los derechos sociales, económicos, políticos y culturales que ha conquistado el pueblo venezolano en general. Pero todo esto significa que el combate a todas esas posturas que a diario atentan en contra del pueblo y de la revolución, necesitan de trincheras similares a las desaparecidas en nuestra VTV y RNV, el vacío es notable, pero de que hacen falta, hacen falta. Respecto a esto, aún se tiene a un programa que tiene una línea parecida, quizás en otra dimensión, pero es la denuncia abierta y clara, se trata de “Cayendo y Corriendo”, que lamentablemente su gran presentador pronto tiene que abandonar, para asumir otro compromiso político como es la responsabilidad de lograr el objetivo del triunfo de la ALCALDIA DE MARACAIBO, como estoy seguro lo va a lograr, pero también su programa como trinchera revolucionaria nos dejará un vacío.

Finalmente, quiero dejar claro que no estoy defendiendo, ni principios, ni valores, cada quien que asuma su responsabilidad que tiene que asumir en determinado momento por lo que dice y por lo que hace, y a todo aquel que dice estar con esta Revolución y ocupa una función de representante del pueblo o de gestión de gobierno debe actuar con transparencia en función del pueblo y del poder comunal y no haciendo negocios, ni cobrando comisiones para hacerse rico de la noche a la mañana, basta de falsos líderes.

Este proceso hay que defenderlo de muchas maneras y las trincheras de las denuncias y desenmascaramiento de las mentiras, es sólo una de ellas. Ahora bien, si lo que se quiere es silenciar las voces de la denuncia porque de esa manera se alcanza la “Paz”, según algunos, esto es una gran mentira, al respecto de ´esto último Alí Primera nos advierte en sus canciones: “hacen falta muchas cosas para conseguir la paz”, porque el pueblo venezolano desde hace mucho tiempo no ha tenido paz, porque sus derechos muchas veces han sido pisoteados y cuando ha logrado alcanzar algunas conquistas, esa oligarquía apátrida se ha postrado y arrastrado a los intereses extranjeros, generando golpes de estado.

El pueblo venezolano y revolucionario, creo que está claro que hay que hablar sin tapujos y el mejor comunicador que hemos tenido en los últimos no ha sido otro que el propio Líder eterno Hugo Chávez, quien logró tener comunicación en varias oportunidades con los programas silenciados, brindándole su apoyo e interactuando en los mismos, sobre los temas que todos queríamos conocer, incluyendo la información, la crítica y la denuncia. Pero finalmente, digo lo siguiente: ¿Quién carajo está o estuvo detrás de esas mutilaciones de la denuncia y la crítica? Y para colmo de males, los medios de “comunicación privados”, llámese televisión o prensa escrita, que nos son más que instrumentos de conspiración permanente siguen haciendo su trabajo sucio al servicio de la oligarquía venezolana y de los intereses del pentágono y del Departamento del gobierno de los EEUU.

Toda Revolución tiene que ser contestaria, porque tiene que estar permanentemente informando a su pueblo con el lenguaje claro y abierto de llamar las cosas por su nombre, ese es parte del legado que nos dejó CHAVEZ.






Esta nota ha sido leída aproximadamente 5409 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /medios/a172720.htmlCUS