Editorial: El debate constituyente del programa de la Patria y el derecho a la participación y la crítica…

Salió Marea Socialista N° 37

Marea Socialista N°37 PDF

El debate constituyente del programa de la Patria y el derecho a la participación y la crítica…

Ahora a limpiar de burócratas la revolución

El triunfo electoral del presidente Chávez abrió un nuevo tiempo en la Revolución Bolivariana. Un tiempo de decisiones estratégicas. Los problemas del gobierno y del proceso están sobre la mesa y hay que atacarlos. La iniciativa presidencial de reconocer las debilidades, errores y contradicciones en la orientación que desde el gobierno se le imprime a la revolución abre espacio para el debate crítico y la discusión constituyente.  Un paso es el debate popular del Programa de la Patria para el período 2013 – 2019, pero es insuficiente. Se trata definir un rumbo. O el proceso se mantiene en un camino de conciliación y reformas o cambiamos hacia una verdadera transición al socialismo, imprimiendo un rumbo anticapitalista y antiburocrático.

Economía Mixta o medidas anticapitalistas. El presidente Chávez ha vuelto a reivindicar el camino de la economía mixta para alcanzar el desarrollo y la independencia. En eso se trata de asociar económicamente al país con la oligarquía local, las burguesías amigas y las transnacionales. Sin embargo no es la única visión que hay entre los que hacemos vida en el proceso revolucionario; otros creemos que debemos desarrollar una economía social sin asociaciones directas con el gran capital. El debate constituyente debería tener como un punto central definir el nuevo modelo productivo que necesita la revolución. Si es uno de economía mixta u otro anticapitalista, que haga centro en la participación activa y decisoria de los trabajadores y las comunidades. Ese debate no se resuelve en un día pero hay que impulsarlo y el lugar para hacerlo no son las plazas sino las empresas, para que los trabajadores puedan de verdad participar.

Un nuevo sistema impositivo. Mientras este debate se desarrolla proponemos un verdadero cambio en el sistema de impuestos del país. Actualmente el IVA, un impuesto regresivo y que significa un enorme esfuerzo para el pueblo llano, asegura un tercio del presupuesto nacional, mientras que las ganancias capitalistas (que son las más altas de toda la historia del país) casi no pagan impuestos. Nuestra propuesta es que se invierta la carga impositiva y que paguen los que más tienen. Imponer un fuerte impuestos a las ganancias y eliminar el IVA y otros impuestos al consumo popular. 

Cuál eficiencia. Uno de los malestares más grandes del pueblo bolivariano es la incapacidad de la burocracia estatal para resolver en tiempo y forma los proyectos que solventan las necesidades populares. Un ejemplo fue el de Cumanacoa, donde estando los recursos no se habían realizado las obras ni las medidas necesarias para resolver el problema de los damnificados.  Pero hay decenas de proyectos paralizados, no iniciados nunca o realizados deficientemente. Son demasiadas las obras de la revolución que no llegan al disfrute del pueblo. La ineficiencia es además la madre de la corrupción. Pero esa eficiencia no se consigue solamente con un despacho presidencial de seguimiento. Lo más importante es estimular, escuchar y obedecer a la voluntad popular organizada. La eficiencia que necesitamos es una planificación y control popular una gestión revolucionaria seguida directamente por los beneficiarios de las obras y los proyectos. 

¿Derecha responsable o izquierda radical, consecuente y democrática? El presidente Chávez ha expresado la necesidad de contar con un interlocutor en la derecha. Una derecha responsable ha dicho. Sin embargo la derecha ya ocupa espacios institucionales en los cuales dialogar y los ha conseguido por el voto. Un voto que ha crecido por los errores y deficiencia del proceso. La negociación actual por una supuesta amnistía de presos políticos o exiliados es un error grave. No hay justicia si se libera a asesinos probados como los de puente Llaguno o se levantan las causas judiciales a los golpistas y guarimberos que abandonaron el país para no pagar sus crímenes como el golpe de abril o el paro sabotaje.

Lo que si necesita nuestro proceso es una izquierda radical, que organice a todos los que pensamos que la transición al socialismo debe ser antiburocrática y anticapitalista. Separada del Estado. Una izquierda crítica con capacidad de movilización. Una izquierda que presente sus propuestas y tenga espacios visibles para debatirlas con el gobierno de cara al pueblo bolivariano.

Un verdadero proceso Constituyente. El proceso constituyente que necesitamos es un proceso de organización y gobernabilidad revolucionaria del pueblo bolivariano desde abajo. Un proceso que supere al simple debate y sugerencias de propuestas y proyectos al buzón correspondiente montado por el PSUV o al correo electrónico manejado por funcionarios. Un proceso de carácter refrendario, donde el pueblo bolivariano organizado decida sobre las políticas centrales de la revolución. Para eso, para lograr verdadera crítica propositiva y una eficiencia revolucionaria de ruptura con el capital, la tarea inmediata es limpiar de burócratas la revolución.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3788 veces.

Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas