Misión Robinson petrolera

El Comandante Chávez ha propuesto al pueblo de Venezuela un nuevo Programa de Gobierno para el periodo 2013-1019, contentivo de cinco grandes objetivos históricos. El primero de estos objetivos pone la mira en la defensa de la independencia nacional, haciendo énfasis en la defensa a ultranza de los recursos naturales, específicamente nuestro petróleo. Al mismo tiempo, el máximo líder de la Revolución Bolivariana ha ordenado a los cuadros de este proceso, llevar y discutir dicho programa con el pueblo venezolano, a fin de mejorarlo y que sirva de orientación para seguir cumpliendo con el propósito magno de su gestión, centrada en logra la mayor suma de felicidad posible para los habitantes de este país.

Ahora bien, consideramos que para explicarle al pueblo todo el significado del término independencia en las actuales circunstancias de Venezuela, se impone como necesidad perentoria, el conocimiento con cierta profundidad de la Cuestión Petrolera, pues, para nadie es un secreto que la viabilidad histórica de esta Revolución está montada sobre el precio del barril de petróleo en el mercado mundial. La independencia política de la Venezuela actual, depende cien por ciento de su base material, o sea del petróleo, ya que no tenemos otros rubros que exportar en las magnitudes que nos permiten los hidrocarburos. La soberanía alimentaria del país depende totalmente del ingreso petrolero. El aparato productivo de la nación se mueve al ritmo que le indica la actividad petrolera criolla. En consecuencia, el ingreso petrolero es el maná de esta sociedad.

En atención a lo expuesto, vemos con mucha preocupación que los dirigentes de cualquier nivel, llamados a difundir el Programa de Gobierno de nuestro máximo líder, carecen en su gran mayoría de un conocimiento mínimo de la Cuestión Petrolera. Por consiguiente, la difusión del citado documento presenta una grave deficiencia de entrada, materializada en la ignorancia de la economía política petrolera por parte de los intelectuales orgánicos de este proceso. Hablarle al pueblo venezolano de independencia política, sin entrar en profundidad en la dimensión histórico-económica del petróleo, es sencillamente hablarle del país de Jauja. Por consiguiente, se hace de urgencia extrema poner en acción a todo tren una Misión Robinson Petrolera, destinada a paliar en parte, el ancestral analfabetismo petrolero que acogota al pueblo venezolano desde hace más de cien años. No se puede enseñar lo que no se domina.

La ignorancia en economía política petrolera es tan evidente en nuestro país que no conozco en ninguna de las universidades identificadas con el Proceso, una cátedra de Plena soberanía petrolera. En otras palabras, las universidades rojas-rojitas, por no mencionar las identificadas con la MUD, están formando una generación de profesionales venezolanos de espaldas a la realidad económica del país; y si estos profesionales son los que el día de mañana van a dirigir los destinos de esta nación, sólo nos resta exclamar: Dios nos libre y nos guarde.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3932 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Humberto Tròmpiz Valles


Visite el perfil de Humberto Trompiz Vallés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /misiones/a146713.htmlCUS