¿Dónde está el General García Carneiro?

Es una pregunta cuya respuesta la conozco de antemano, pero se me ocurrió colocarla como titulo para expresar mi desconcierto con la ausencia de personas en cargos donde han dejado una impronta, y la decadencia de los logros, una vez que la persona, por las razones que fueran,  abandona dicho cargo.

Me refiero en este caso a la MISION NEGRA HIPOLITA. Nadie puede negar el triste espectáculo que presentaba la capital de la República durante los periodos anteriores a la llegada del comandante Chávez al poder, por la invasión de las calles caraqueñas, de indigentes, niños de la calle, huele pegas, mendigos y otros, producto de la miseria galopante que presentaba el país de entonces.

Recuerdo que caminar por Sabana Grande, otrora espacio de alta categoría frecuentado por personas de élite de nuestro país, tanto por los restaurantes, como por los cafés, tiendas y demás centros asociados con la elegancia y el buen gusto, existentes en esa zona, poco a poco ante la mirada indiferente de quienes detentaban el poder, se fue convirtiendo en lugar peligroso y plagado de malhechores  de toda naturaleza que ocuparon los espacios antes destinados a los sibaritas y centros nocturnos de alta relevancia.

Por esa razón nos vimos privados de movilizarnos por Sabana Grande, a no importa a que hora del día y de la noche. Esto por decir un espacio que tanto aprecié en una determinada época de mi vida de estudiante de la UCV y habitante de las residencias de la misma casa de estudios. En otros sectores de Caracas, como El Silencio y sus adyacencias, las grandes avenidas, El Calvario, etc., no había un espacio donde pudiéramos caminar con tranquilidad sin riesgo de ser agredidos tanto física como moralmente por la presencia de estas personas.

Un día, habló el presidente de la MISION NEGRA HIPOLITA, y puedo jurar que dudé de la eficacia de su principal responsable, el Gral. García Carneiro, pero no por que tenia referencias de su persona que condujeran a pensar que no seria competente en llevar a cabo esta inmensa responsabilidad, no; lo que me hacia dudar era que habiendo tomado cuerpo este flagelo, se  necesitarían años para poder combatirlo y muchos años, para erradicarlo.

Pues, oh! sorpresa para mi y me imagino que para muchos, cuando un día sin proponérmelo, me negaba a pasar por una de las esquinas de la Avenida Francisco Solano, donde la peligrosidad estaba presente en todo momento, y decidí aventurarme en ella, encontrando la grata sorpresa de no ver a NINGUN, NINGUN niño de la calle tirado en el suelo, adormecido por la droga que había consumido, u otros, al acecho de la próxima victima para atracarla. No había ni uno, por lo cual decidí continuar a pie hasta Chacaito donde el espectáculo era igual o peor, y tampoco vi ni uno. Eso, tengo que confesarlo, me sorprendió.

Me enteré que el General Garcia Carneiro formaba brigadas y muchas de las cuales el en persona participaba, buscando a estos “condenados de la tierra” como diría Frank Fannon para ofrecerles una receta que llevaba consigo la recuperación y la inserción en la sociedad que los rechazaba. El éxito de esta MISION, fue evidente.

Pero resulta que el cambio de roles del Gral. García Carneiro, quien en sus nuevas funciones como Gobernador del estado Vargas, ha demostrado una eficiencia sorprendente, al darle a ese estado una bella cara, tanto para el turista que viene al país, como a los que de vez en cuando nos llegamos hasta esos lares por diferentes razones; pero en Caracas, se nota su ausencia. ¿Qué pasó con esa MISION?, ¿Quién es el responsable ahora? Lo pregunto porque, de nuevo, paseando por el recuperado Bulevar de Sabana Grande, he  visto proliferar y alta presencia de mendigos, indigentes, aunque, confieso que no he visto niños de la calle, si es cierto que los personajes que ya no se veían por allí, vuelven de nuevo a aparecer. Por eso, cada vez que me encuentro con alguno de ellos, me viene a la cabeza inmediatamente la pregunta: ¿Dónde esta el Gral. García Carneiro? ¿Por qué los programas sociales en este país tienen una vigencia efímera? Hasta tanto no hayamos combatido a fondo la pobreza, es de rigor que debemos estar vigilantes y atentos a la continuidad de los programas orientados a mejorar la calidad de vida de la población e ir en la búsqueda de mayores logros, y no pensar que la MISION ya ha terminado.

Mil felicitaciones al General García Carneiro, y felicito al estado Vargas por la suerte de tenerlo como gobernador. General, déle una mano a Caracas, que también la necesita.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3852 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /misiones/a146870.htmlCUS