Pasajeros sin destino los del bus del progreso

La inteligencia no se compra en la botica ni se fomenta porque tú te eches agua de colonia; si lo dudas he ahí el espejo: Capriles.

Miranda se deterioró con Capriles de gobernador que no sólo se cogió los reales del presupuesto estatal para su campaña presidencial y para engordar su ya repleta cartera personal y la de sus seguidores sino que, además, pretende seguir haciendo lo mismo y esa desfachatez sí que no la tolera un electorado inteligente.

Es por lo que ahora los mirandinos voltean sus ojos hacia otro lado, el de la esperanza fundada y no el del albur porque ya basta de prepotencia.

A cada pasajero durante un viaje hay que respetarlo y eso de embaucarlo con la promesa de un destino y llevarlo a otro, es una burla.

Fíjate que los habitantes de Miranda financiaron –sin su consentimiento- la campaña presidencial de Capriles, que prometió un triunfo y obtuvo un fracaso; los cobres que el Ejecutivo Nacional destinó, por ley, para que Capriles resolviera los problemas del Estado Miranda, hoy son un perendenguero desteñido que cuelga de los postes de toda Venezuela, y eso hay que esclarecerlo; pendejo el mirandino que vote de nuevo por ese carajo.

Votar por Capriles, luego de tamaña vaina, de tremenda burla al gentilicio mirandino, se llama sencillamente masoquismo.

De tal manera que el escuálido de Miranda tiene a pata´e mingo el chance de sacarse el clavo con Elías (y que después no diga que él no sabía).

¡Pues, sépalo, pétalo y Carola (Chávez)!

El Estado Miranda no quiere ya ser escaparate de nadie, tramo de escalera para que Capriles aspire ser presidente de Venezuela, Miranda no quiere un gobernador que se la pase peleando contra Chávez sino un gobernador que tenga buenas relaciones con el Ejecutivo Nacional para que, de conjunto, en concordancia, meterle el pecho a la solución de sus graves problemas.

Y nadie mejor que Elías Jaua para ese cometido, es por lo que Miranda debe volcarse en cambote a elegir a éste, gobernador.

Si equivocas la ruta nunca llegarás al objetivo y te conviertes en un pasajero sin destino; así que anótate bien por tu bienestar.

¡Come avispa que cigarrón atora, a Capriles sólo le queda el mecate!



[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1258 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a155778.htmlCUS