La revolución culposa de la oposición

Mi entrañable amigo Francisco Delgado Rosales, escribió un artículo hace algunos años que intituló “LA REVOLUCIÓN CULPOSA DE LA OPOSICIÓN”, donde hacia alusión a la torpeza política que exhibía la derecha golpista venezolana y sus aliados trasnacionales, la cual terminaba favoreciendo la construcción revolucionaria.

Día a día durante la última década ha venido confirmándose su aguda observación. Los fascistas tercermundistas de aquí y los fascistas imperialistas gringos y europeos, no son capaces de captar que existe una profunda conexión amorosa entre el pueblo venezolano y el Comandante Presidente Hugo Rafael Chávez Frías; actuando, sin considerar este pequeño dato, en la mayoría de las oportunidades les sale el tiro por la culata.

Con sus códigos global-capitalista no pueden entender que a pesar de invertir muchísimos recursos materiales, de incluso, sacrificar a no pocas personas y de contar con una de las industria propagandística más potente del mundo, la conexión amorosa líder-pueblo tiene entre sus expresiones más sublimes, el agradecimiento infinito por la visibilización de las grandes mayorías históricamente excluidas a través del proceso de construcción socialista; no pueden entender como la construcción subjetiva de la realidad a través de la mass mediación les ha fallado y, en contrario, el pueblo tiene cada vez mayor consciencia de la lucha que estamos librando.

Subestiman burdamente la valoración que el pueblo tiene del hecho de que nuestro líder ha comprometido su vida y salud trabajando incansablemente por la emancipación definitiva de la patria.

Desconocen la identificación y el conocimiento activo que l@s venezolan@s tenemos de la Constitución Nacional, razón por la cual, intentan inútilmente manipular su texto y el contexto de la situación política que hoy vivimos. Los muy estúpidos, mermados como están de tanta derrota junta, siguen confiando en convencernos de lo que según ellos dice la constitución, cuando la mayoría sabe que la misma establece con claridad los mecanismos por los cuales el Presidente puede ser juramentado para el nuevo periodo de gobierno cuando la condición sobrevenida con su salud así lo permita.

No quieren entender, que fuera de interpretaciones legalistas, es legítimo que el Presidente se tome el tiempo necesario para curarse, el pueblo se lo pidió en cada concentración, en cada esquina, calle, ciudad, pueblo, barrio, a lo largo y ancho del país durante la campaña electoral perfecta que concluyó el 7 de octubre con su rotunda victoria.

La torpeza política, aderezada con el odio visceral, no les permite ver, que mientras menos sensibilidad y más crueldad muestren en torno a la situación de salud del Comandante, mayor rechazo popular obtienen.

Menos entienden que Chávez se trascendió a sí mismo y que ahora Chávez somos tod@s. El Comandante Presidente ha hecho una siembra histórica que está dando frutos en la consciencia del pueblo, lo que se demostró claramente en el 2001 y 2002 y se sigue demostrando, especialmente en los últimos seis meses; dos campañas electorales, ratificación del Presidente, 20 gobernaciones y una inmensa participación ante la convocatoria a la calle para defender al proceso en la coyuntura golpista actual.

No reconocen la decisión de la Asamblea Nacional de ratificar el permiso al Presidente para mantenerse en Cuba cumpliendo con las ordenes médicas, tampoco es válido para ellos la interpretación del TSJ y menos la expresión contundente dada por el pueblo en la calle el día de hoy. Obsesivamente insisten en los argumentos con los que pretenden justificar el golpe parlamentario que tienen en mente, siguiendo la moda Honduras-Paraguay.

¿Con que legitimidad se mantienen en esa postura? ¿O son suicidas y con ello se ratificaría de nuevo la tesis de Francisco (la revolución culposa de la oposición), o están montados en una operación de mayor envergadura que modifica el esquema de Paraguay, o ambas opciones a la vez?

La verdad es, que si algunos de los actores de la oposición tienen un mínimo de inteligencia política y, si no es mucho pedir, algo de decencia, deberían tomar distancia de la facción fascista que quiere aventurarse de nuevo por la vía del golpismo.

Debemos mantener rodilla en tierra, alertas ante las amenazas ciertas que se ciernen nuevamente en contra del país y el pueblo y con inteligencia política contravenir los planes que albergan, convirtiendo la torpeza política que los caracteriza en mayor fortalece para nuestra revolución.

¡Viviremos y venceremos!

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 634 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a157364.htmlCUS