El sindrome de Cuba o la compulsión a la repetición de la oposición

Un pana podría exclamar vulgarmente refiriéndose a la obsesión de la oposición hacia Cuba:¨Vale por favor, sácamela¨ debido a la falta de imaginación y creatividad de este sector político para enfrentar al gobierno bolivariano de manera exitosa, por sus propias fallas y no estar involucrando a un país amigo, miembro del ALBA y actual coordinador de la CELAC, el cual le ha dado a nuestro país millones en servicios médicos, deportivos y de educación en el marco de un intenso intercambio de cooperación y ayuda.

Ellos acusan al gobierno venezolano de estar tomando decisiones en Cuba. Que se sepa los gobiernos de todos los países en el mundo pueden tomar decisiones en cualquier territorio donde se encuentren de visita. De hecho cuando se viaja, se firman acuerdos de envergaduras estratégicas, desde que existen estados y repúblicas. El Presidente está de permiso por acuerdo unánime de la Asamblea Nacional y dejo al Vicepresidente en su lugar, como lo dicta la constitución. La preocupación por la salud del Presidente Chávez de la oposición es falsa e hipócrita pues lo único que busca es justificar la declaración de la ausencia absoluta para convocar nuevas elecciones.

Tomar de nuevo a la Embajada de Cuba como escenario para sus protestas en contra del gobierno bolivariano, es un replay que huele a naftalina y que muestra otra vez la ausencia de proyecto político que le pudiera dar al pueblo venezolano una alternativa a Chávez, como pretenden. Primero fueron el 11 de abril del 2002 a agredir salvajemente a la Embajada de Cuba para buscar asilados cuando el golpe de Carmona al Presidente Chávez, es decir, a jugar el papel de cancerberos, perseguidores y fascistas. Le cortaron la luz y el agua. Y estuvieron a punto de derribar su puerta. Ahora van a denunciar una supuesta injerencia de ese país en nuestros asuntos internos.

Sean valientes y vayan a la Embajada de Estados Unidos y de Israel para denunciar los planes de desabastecimiento y de especulación que han hecho que muchos productos básicos falten. La falta de coherencia en sus protestas ha hecho que la oposición haya perdido en cinco estados en las últimas elecciones regionales. La madeja de intereses económicos que mueven a la oposición y la incomprensión de base que tienen de las transformaciones que están ocurriendo en nuestro país, harán que en las próximas elecciones para Alcaldes y Concejales queden definitivamente derrotados.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1295 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /oposicion/a159443.htmlCUS