El pájaro de Maduro y los gustos de "caprichito"

"Cabriles" a decir del grupo musical español Ska-P, o mejor etiquetarlo como "caprichito", no tiene nada en el cerebro rectilíneo. Ahora, en vez de andar con su programa de gobierno en el bolsillo, y con ofertas de campaña creíbles y serias, pues, anda con unas bolsas de alpiste porque a falta de dialéctica, bajo intelecto y no saber qué decir con objetividad, convicción y sentido crítico, solo le queda apelar al metafórico pajarito de Maduro cuando este duerme. O al "pajaro" de Maduro cuando está despierto. Ya que es más fácil trasmitir lo incomprensible en ausencia de intelecto, que cualquiera cantinflada o perogrullada, que se asemeje a soapara...

Cabriles goza una ola y parte de otra con el "pájaro" de Maduro, y, Cilia, su abnegada compañera debiera tener ojo avizor con este sorpresivo "caprichito" de Cabriles, por el pájaro de Maduro. Decía ayer el ministro Ernesto Villegas que "caprichito" a través de la red social Twetter, anda con una bolsa de alpiste en sus bolsillos por si se le aparece el máximo líder revolucionario Hugo Chávez; haciendo referencia a la experiencia religiosa que vivió el candidato socialista Nicolás Maduro cuando oraba en una capilla en Barinas.

Pero más bien pienso que "caprichito" anda con esas bolsas de alpiste porque quiere que se le aparezca el pájaro de Maduro, ya que eso le provocaría un clímax de tal magnitud que lo haría volar hasta el mismísimo cielo, y quizás, tal vez, hasta el sitio donde se encuentra el pájaro mayor.

Yo, en lo personal, le aconsejaría al señor Cabriles que deje ese pajarito quieto, porque ese pajarito cuando se aparece con su revolucionario vuelo en un templo religioso, es porque quiere trasmitir un mensaje que solo es comprendido o entendido por quien, o quienes, deben recibirlo.

Ahora, otra cosa es que Cabriles quiere que el pájaro de Maduro se le aparezca de suerte y porrazo en toda su extensión... pero, creo que de esos gustos y preferencias no me encargo ni me meto yo, sino la señora dueña de tal pájaro. Mejor deje quieto al que está quieto, señor Cabriles, porque mire..., ese "caprichito" de usted, a mi entender, le provocara celos a sus otros "caprichitos" y le traerá muchos problemas y críticas de sus más fieles "caprichito" seguidores. Mejor, repito, déjese de esos "caprichitos" porque es mejor dejar quieto al que está quieto. ¡Deje a ese pájaro tranquilo que él ya tiene dueño!

La parodia que hacen los Roberto en su programa por VTV, en cuanto al personaje de marras, es el vivo ejemplo de un títere proyanki que calza a la medida del perfil que requiere aquel quien funge como el gran titiritero detrás del insípido Cabriles, valga decir, el Dpto. de Estado.

Qué requiere Washington para que el candidato de su aquiescencia logre alcanzar el place y visto bueno de lo que se exige en sus manuales de dominación y sumisión: ojos saltones que dicen mucho; debilidades por un genero en particular; afición por el American Dream; escaso intelecto; cero o nulo en historia de su país; conocimiento pleno del Pato Donald, Mickey Mouse, Pluto, Caperucita Roja, etc. etc.

Cuando la estupidez raya en lo paranoico no hay vuelta atrás ante este tipo de cuadro monomaníaco. Mejor no se metan con el pajarito de Maduro porque ya despertó en millones de revolucionarios, y ahora ese "pajarito" con ese despertar ya no so se puede llama como tal, sino como el "pájaro" de Maduro. Con razón Cabriles quiere soñar con ese "pájaro de Maduro" o atraerlo en la vida real con el alpiste que a granel carga consigo en sus bolsillos. ¡zape gato!

Cualquier comentario sobre este artículo, ir a http://yorevolucionario.wordpress.com/

@YoRevolucionar

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2897 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a162980.htmlCUS