Capriles, criminal y cobarde

Cuando el candidato del fascismo, Henrrique Capriles, inició su última campaña electoral, no cambió ni siquiera el logotipo de su anterior campaña de casi dos años. Solo cambió la consigna: ¨" Venezuela somos todos ", en clara contraposición a " todos somos Chavez ". Utilizó una consigna abarcadora, con un discurso agresivo. El discurso de nuestro candidato Chavista, Nicolas Maduro, fue de compromiso con nuestro líder eterno, de amor, de religiosidad.

El rosario de mentiras que uso Capriles en su oferta electoral no lo hace como un demagogo más, sino como un rolo de mentiroso, farsante. Nadie sensato podía creerle. Pero su consigna fue peor. Afirmar que Venezuela somos todos, que lo diga él, coparticipe de todas y cada una de las exclusiones de la cuarta republica, como los más de 6 millones no cedulados ( o sea sin derechos políticos ), los casi 2 millones de analfabetas ( sin derechos culturales ), el 80 % de pobreza y el 25 % de pobreza crítica ( excluidos económicos ), los millones de jóvenes que no tenían acceso a los estudios de tercer nivel y no pocos al segundo y al primer nivel ( excluidos del sistema educativo ). Solo por citar algunas exclusiones, hace de Capriles la madre y el padre de todas las mentiras. Mentirle a una persona es malo en si mismo. Pero mentirle a todo un pueblo es un acto delictivo. En algún momento la historia y nuestro pueblo te juzgará por mentiroso.

Como si fuera poco la guerra sucia que desataste durante la campaña electoral, bien señalada por nuestro presidente electo, Nicolas maduro. Bien explicado en sus detalles en sus programas, Miguel Angel Perez Pirela y Mario Silva, entre otros. Mostrando que tu solicitud de reconteo del 100 % de las cajas de votación es solo un pasó más en tu conducta subversiva. Es absolutamente evidente que no te interesa esta Constitución Bolivariana, ni nuestras leyes y, mucho menos el hecho democrático en Venezuela. Solo te interesa el poder para destruir la PATRIA.

Siguiendo la instrucciones de la chuleta que te mandaron de Miami, y con la misma irresponsabilidad, insensatez y conciencia fascista, el lunes convocaste a tus hordas del terror, a tu ejercito de disociados, enceguecido tu y ellos por el odio a descargar toda tu y su "arrechera" con la madre de las protestas contra nuestro gobierno legítimamente electo, contra el CNE, contra la decisión de nuestro pueblo soberano y en nombre de un supuesto fraude, secundado por tus secuaces, Leopoldo, Ocariz, Borges, Ledezma, Aveledo, que avalaron tu discurso del lunes, y fíjate sus consecuencias: ocho compatriotas, cobardemente asesinados, más de setenta heridos, quince centros de diagnostico integral (hospitales), con personal y pacientes adentro, intentaron quemarlos, destrozaron y quemaron tres locales políticos (psuv), quemaron vehículos, quemaron viviendas, centenares de cauchos y basura fue quemada en calles, avenidas y carreteras, se acosaron sedes del CNE, con personal adentro, se acosó las viviendas de figuras destacadas del País, como la Presidenta del CNE. Intentaste provocar una confrontación entre venezolanos. Esto es criminal. Hay hogares enlutados por tu culpa y la de tus secuaces, hogares sufriendo. Y después de poner la...deposición (cagada), sales al día siguiente, sin el aspecto atropínico del día anterior: rojo como un tomate, seco como un hueso (que te obligo tragar agua parejo) y loco como un chivo, con tu cara bien lavada, haciéndote el pendejo, con la reguera de muertos, heridos, destrozos, como que la culpa no era tuya y de tus secuaces. Te acobardaste y arrugaste. Llamaste a tus hordas del terror a recogerse, a "portarse bien"....y bueno, una vez desatados los diablos el martes y el miércoles continuaron algunos grupitos de disociados quebrantando el orden público.

Esta conducta criminal tuya no puede disiparse en los días y montarse en el carretón de la impunidad que ha ocurrido tantas veces en nuestro País. Quiero creer que nuestro Presidente será justo, pero implacable. Que nuestra fiscal pase de la retórica a la acción, que funciones nuestro sistema judicial y que tu y tus secuaces paguen tanto daño ocasionado contra nuestro pueblo. Que se haga justicia. Capriles, criminal, cobarde, recuerda que Dios, seguramente perdona, pero nuestro pueblo no. Da un solo ejemplo de coraje: entrégate a la justicia ordinaria como autor intelectual de los hechos criminales ocurridos el lunes y el martes. Asume tu responsabilidad y no dejes solos a los autores materiales de los hechos. La impunidad solo desgasta nuestra Revolución.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1683 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a164497.htmlCUS