Capriles ha mostrado ser mejor fascista y asesino que candidato

Ser candidato le costó mucho, ser fascista es su condición de cuna.



Fue un mentiroso de altura, aprendió las lecciones con más fervor que cuando lo raspaban en la católica, se esmeró en saber mentir y, con la experiencia de seis meses atrás y sus 7 millones de opositores, hizo un buen papel como candidato del imperio, quien le escribió los guiones y aun así, que vaina, volvió a perder.

Lo dijo bien claro Rafael Poleo al empezar la campaña electoral del 14 de Abril: “Con tal y esta vez no salga corriendo a reconocer que perdió las elecciones”. Capriles asumió su papel de fascista disfrazado. Se le indicó que copiara a Chávez y así lo vimos con la bandera de las 8 estrellas a la que antes cambió y le puso una franja negra, la usaba al revés y se negaba a aceptar la octava estrella de Bolívar. Cambió su discurso y alabó las misiones, a los médicos de los CDI ofreció la nacionalidad venezolana, puso a su comando el nombre de Simón Bolívar y bueno, toda esa farsa que terminó en un fracaso electoral que, sin embargo, mostró el efecto buscado, al angostar la diferencia.

Nunca reconoció los resultados, le hizo caso a Poleo, comenzó de nuevo a ser el mismo. Se quitó el disfraz y ahora es de nuevo lo que siempre ha sido UN FASCISTA ASESINO.

Capriles es el lacayo imperial que trata incesante de incendiar a Venezuela, que empuja a diario a nuestra patria hacia el abismo de una guerra civil, sin importarle más nada que sus apetencias de poder.



Venezuela ahora deberá despertar antes que ente señor de las mentiras logre sus perversos objetivos.



Todos los países del mundo reconocen a Nicolás Maduro como ganador de las elecciones, él no lo reconoce. Ha dicho que más temprano que tarde en Venezuela se repetirán las elecciones. ¿Un magnicidio anunciado? ¿Un intento de golpe con cuatro coronelitos? ¿Una guerra civil para justificar la intervención gringa?

Hay dos fuerzas fundamentales enfrentadas, la guerra despiadada se enfrenta a la fuerza del amor, a LA REVOLUCIÓN DEL AMOR.



Allá arriba en la colina, en el cuartel de la montaña, Hugo Chávez Frías respira sus ideas, repite sus palabras incansables, proyecta su ideología de revolución para la patria que dejó en nuestras manos.

Capriles es un fascista asesino, es el títere de un imperio que se babea por robarnos el petróleo. Capriles quiere destruir todo lo logrado, ya ha atacado a Cristina, ahora a Correa, a Cuba, a los CDI, han sido asesinados por sus llamados a la arrechera 9 patriotas. Capriles es la mentira y la muerte, hay que repetirlo más allá que sus mentiras.



Esto nos dijo nuestro comandante eterno:



..."Ustedes terminaran la faena, porque les toca a ustedes terminarla, nosotros la hemos iniciado pero el tiempo no nos va a dar, y que importa? Así son los procesos, así son los tiempos. Yo por mas tiempo que viva estoy seguro ya que no veré a Venezuela como la sueño, pero que me importa? La verán mis hijos, la verán mis hijas, la verán mis nietos, la verán mis nietas, la verán ustedes muchachos y no solo la verán, la harán ustedes, con su amor, con su inteligencia, con su sabiduría, con sus manos, con sus vísceras, con su corazón. lo haremos. La Patria venezolana, Libre y Grande".

Comandante Hugo Chávez.



¡Chávez Vive la Lucha Sigue!



[email protected]

@hombrenuevo


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1919 veces.