La universidad y su rol en la formación del Poder Popular

Durante el proceso revolucionario se han creado un gran número de empresas de producción social y se han nacionalizado otras que han sido convertidas en empresas del estado; como ejemplo de ellas tenemos: Lácteos San Simón, Lácteos los Andes, varios predios, entre ellos la Hacienda Simón Bolívar en la Zona Sur del Lago, AGROPATRIA, empresas de producción y distribución de cabilla y de cemento, Empresas de comunicaciones que prestan servicios a CANTV Y MOVILNET, como la que funciona en Ejido, estado Mérida, empresas procesadoras de sardinas (estado Sucre), empresas procesadoras de tomate, fabricantes de medicamentos genéricos, etc.

Todas ellas han iniciado su funcionamiento sin que a sus equipos directivos se les haya provisto de un entrenamiento gerencial que les instruya sobre los elementos básicos de: planificación participativa, diseño de presupuestos participativos, finanzas, contabilidad de costos, dirección del talento humano, diseño de manuales de normas y procedimientos, formación ética e ideológica, derecho laboral, etc. Esa carencia de adiestramiento ha causado serias dificultades para el manejo eficiente de los recursos y para el logro de sus metas, con lo que además de ineficientes se han convertido también en ineficaces y en algunos casos hasta fallidas. No tienen un plan estratégico participativo que les sirva de base a las diferentes unidades administrativas para diseñar su plan operativo anual; ni pueden contar con objetivos estratégicos alineados con las necesidades de su entorno y del país y con el Plan de la Patria. En consecuencia, no es posible medir su eficiencia ni su eficacia.

Se hace necesario que las universidades, además de producir conocimiento por la vía de la investigación y formar los técnicos y profesionales que el país necesita, se conviertan en los entes que provean a las empresas de producción social y públicas, de la asesoría gerencial que estas requieren, de manera sistemática, como parte de sus funciones de extensión.

Para ello se propone constituir equipos multidisciplinarios en el área gerencial, a objeto de: proveer a las empresas de producción social (en forma continua) del conocimiento básico sobre: planificación estratégica y su papel en la gerencia socialista; manejo de las finanzas, estructura de costos, distribución y mercadeo de los productos y servicios, manejo del talento humano, formación ideológica, ética gerencial, etc.

Cada universidad debe “apadrinar” las empresas de producción social que operen en su área de influencia. Para el logro de esa tarea se deben conformar equipos de asesoría permanente en las áreas antes mencionadas. Cada equipo debe, no solo proveer la formación en las áreas de la gerencia, sino también hacer seguimiento a los planes y proyectos que surjan de esa formación. Así, como parte de la segunda fase de la instrucción y con la continua asesoría del equipo que la universidad tenga en esa área; una vez impartida la instrucción sobre, por ejemplo, cómo diseñar el plan estratégico participativo, se debe proceder a diseñarlo; ese plan se debe dar a conocer a todas las unidades administrativas de la empresa. Se deben fijar las responsabilidades que corresponden a cada unidad administrativa, en relación a cada objetivo, y el tiempo en el que se espera lograrlo. Solo así, podrá la unidad administrativa contar con la guía (objetivos del plan estratégico participativo) que le permita definir su plan operativo anual sobre bases reales y poder así, medir sus logros en cuanto a eficiencia (manejo de los recursos) y eficacia (grado de alcance de sus objetivos).

Las instituciones de educación superior cuentan con la logística para convertirse en el motor principal del reforzamiento de la sabiduría popular, facilitando su incorporación plena a la profundización y desarrollo del socialismo.

Y en una fase posterior, se propone que las universidades nacionales participen, junto al Poder Popular, a las alcaldías y a los entes gubernamentales estadales y nacionales en el diseño de los planes de desarrollo del municipio o estado al cual pertenezcan, y además, provean al Poder Popular de la formación que facilite su incorporación efectiva en la ejecución y puesta en práctica de esos planes.


Prof.

Postgrado en Gerencia FACES/ULA

Área de Planificación

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1377 veces.