Un sobrio "Rey de Copas" pidiendo clemecia para el capital, no para el pueblo español

Quién lo iba a creer. El rey de copas en tono suplicante pidiendo a Iberoamérica que nos rescate. Después de oír su exposición, lo que me vino a la mente, fue aquel fatídico “porque no te callas” al presidente de Venezuela Hugo Chávez. Han pasado varios años de aquella anodina cumbre. Donde justamente el borbón, se fue lanza en ristre contra el mandatario suramericano. No pensando que unos pocos años después, tendría que implorar a las ex colonias. Para que le echaran un cable a sus desafueros y malos manejos. Ya que él, es la cabeza visible, del descalabro moral y financiero; en el que se encuentra sumida España. Ese mismo borbón, borracho, libidinoso, cazador y corrupto en efervescencia. Es el mismo que se presenta en Cádiz, sobrio como cosa extraña, y dirigiendo una desafinada copla. Porque se necesita ser inmoral, para pedir misericordia a estas alturas del partido. ¿Cómo va el proceso, contra Inaki su yerno? Ya nadie se acuerda de aquel robo perpetrado por la casa real. Dios es que son tantos desaguisados, a manos de este impostor. Que la verdad, no merece la pena, traerlos a colación. Es tanta la ignominia en España, en los actuales momentos. Que casi nadie, habla de los victimarios y perpetradores, sino todo lo contrario. Solo se habla de víctimas, indignados, desahuciados, yayo flautas, inmigrantes etc. Esa es la España del rey de copas. Habría que preguntarle al hombre de los elefantes, ¿porqué callas, ante tanta bellaquería perpetrada por tus acolitas marionetas? Esa es la pregunta pertinente, que habría que hacerle. A este vergonzante monarca, que hace mutis ante los suicidios de ciudadanos españoles. A causa de una bien orquestada crisis, en la que él, tiene mucho que contar. Es lamentable, que un presidente como Correa de Ecuador. Representante de la colonia de suramericanos, más numerosa en la península. Sea quién venga a dictarle catedra en economía de estado. Magistral lección de economía le dio Rafael Correa, al rey y sus vasallos. Quienes se dedicaron a mirar al cielo y a los lados, mientras recibían la reprimenda. Eso, “de que hay muchas gentes sin casa y muchas casas sin gente”. Resultó ser una magistral frase, o que la deuda pública es “en parte ficticia”, porque los acreedores son el Banco Central. Estas frases de Correa, quedarán para la posteridad en Europa. Desnudaron el anacrónico e infernal ropaje del capitalismo, lo dejaron desnudo. Ante la mirada cómplice, de los sicarios económicos ahí presentes. Léase, el borbón, Durao Barroso y toda la panda de hambreado res. De la elite europea, quienes se dieron cita, en una versión más de las cumbres borrascosas. Ahora bien, no podemos obviar, lo expuesto por Rousseff de Brasil. Quién con marcada vehemencia expuso: “la confianza no se construye solamente con sacrificio” El objetivo es la inclusión social, ampliando la inversión pública y privada en infraestructuras.

Brillantes y ejemplares los discursos de Rousseff y Correa. Que pena que no asistió la Vedette de estos certámenes. La presencia de Chávez, a lo mejor hubiera forzado la retirada del salón de marianito. Quién solo se limito a mirar hacía arriba. Mientras el amo era reconvenido por los criollos. Ahí está plasmado el mostrenco de la Moncloa. Su mirada hacía arriba, como quién pide sabiduría a las nubes, su hábitat natural. Y mientras no baje de ella, la España del borbón se hunde en un lodo cenagoso. Temerosa y aturdida, por las cobardes puñaladas en la espalda. A manos de esta pandilla de inmorales, que ahora cual sierpe, se arrastran a la sexta economía del mundo. Y sus ex colonias a suplicar, algo de piedad y misericordia, no a su pueblo hambriento. Sino todo lo contrario a sus empresas hinchadas de ganancias, Telefónica, Repsol, Gas Natural, Unión Fenosa, Iberdrola y sus magnánimos banqueros. Hay que resaltar algo importante, Rajoy en su discurso. Pedía a Iberoamérica reglas claras para la inversión. Supongo que se refería Rajoy, al no pago de impuestos, sueldos de hambre a los trabajadores, expolio y dejar sacar las ganancias brutas de aquellos países. A ello fue el borbón y sus inmorales, a rogar misericordia para el capital, no para el pueblo español. Por eso me da pena, que Chávez, no hubiera asistido a la bufa cumbre. Ya que él, si que hubiera sacado a relucir las bajas pasiones. De los señoritos que hambrean a España y a Europa. Y porqué no, hubiera mandado a callar al borbón y su sequito de vasallos.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1112 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /tiburon/a154454.htmlCUS