Israel, decolla abismo occidental

Francia, la quinta economía y sexta potencia exportadora viene asumiendo una posición comprometedora sobre los sistemas financieros de su entorno, originando una erosión en déficit publica que maltrata a la población anciana y, el panorama de su mercado interno viene dado por una austeridad ante la realidad irresistible que viene un incremento en el IVA. Hollande, quien era la esperanza para enfrentar la crisis europea, mantiene una postura fundamentalista ante Alemania y sus márgenes de actuación son muy limitadas y da comienzo al neoliberalismo de izquierda, el mismo que un grupo de economistas suramericanos quieren aplicar en ésta región y apoyar de manera simbólica a Israel en sus ataques a Gaza para permeabilizar el mercado petrolero y recibir beneficios indirectos que le permita salir del estancamiento en que se encuentra.

Europa debe ajustarse a las reformas y garantizar las necesidades financieras en la eurozona y las soluciones deben ser consensuadas para lograr una visión completa de la actuación del Fondo Monetario Internacional,(FMI). Es para evitar las incertidumbres que originan los principales directores del mundo bursátil. Israel asume una ofensiva sin medir consecuencias y complicando las bases de equilibrio económico en occidente, porque, la globalización nos ha llevado a ese extremo y su carencia de sensibilidad social rompe con los derechos laborales, debido a que se debe inflar el presupuesto para el belicismo y terrorismo de Estado, el descontento es total, pero, quien manda es Estados Unidos e Inglaterra, nadie quiere escuchar.

Francia, vuelve al tapete como un país inocente, siendo su ex presidente, Sarkozy, quien inició el bombardeo contra Libia, el tiempo nos da la razón y es un fracaso político estas últimas acciones de los Estados integrados a la OTAN. El Poder Político debe representar al ciudadano y éste debe ser escuchado en cualquier despliegue económico. Israel descolla con su guerra en Gaza complicaciones en el manejo del Mediterráneo y el sector manufacturero que se maneja en esa región, más allá esta Siria e Irán, y La Haya como Corte le otorgo islas y plataforma marina a Nicaragua, pero, le dio a Colombia derecho sobre algunas riberas en su expansión marina. Todo rompe con el eslabón más débil y los actores de éste juego político solo ven en el petróleo, agua y gas, la clave del problema para atacar a los débiles, la mira se abre al Sur y las Islas Caribeñas.

Somos muy sensibles ante ésta situación. Los buques insignias inglesas surcan los mares hacia Las Malvinas y la industria de países cercanos corren peligro de quebrantamiento por la intervención norteamericana en países progresistas a través de manos invisibles que manejan el portafolio informativo e industrial.

Israel y Francia son los gazapos de confrontación sociopolítica de las potencias para recuperar su economía interna, la diplomacia estadounidense no encuentra la ruta cierta para recuperarse, solo la guerra le permitirá esta sobrevivencia en gran escala, por eso, en el Sur debemos parar el consumismo y dejar de comer en locales comerciales de comida chatarra promocionadas por este país nórdico. La globalización exige menores actores y mayor colonización para crear menos factorías y todo sea importada para la dependencia comercial.

En toda crisis, la solución es la guerra y, con el tiempo no se juega, la intervención norteamericana e israelita no es extraña, nadie es excepcional, somos víctimas de nuestra indisciplina partidista.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 914 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /tiburon/a154593.htmlCUS