¡Alerta! se pretende secuestrar nuestra soberanía

La soberanía absoluta enfocada y analizada por variados estudiosos y teóricos de diferentes épocas, que tienden en sus planteamientos a definir el comportamiento de un concepto que involucre al individuo y la forma como éste se agrupa colectivamente, para constituir un elemento político y social que le permita vivir en paz bajo la tendencia de intereses comunes y generales.

La soberanía de Estado de los países del mundo, se ha visto afectada por la existencia premeditada y dinámica de un mercado mundial que ha permitido la formación de empresas transnacionales que tienen un poder de decisión no sujeto a nadie y libre de cualquier control, y que en ésta época son capaces de intervenir en cualquier país, bajo el pretexto de, dar democracia, desarrollar la economía y la tecnología de dicho país.



En la República Bolivariana de Venezuela hoy tenemos Patria, es un legado del Presidente (f) Hugo Chavéz, pero la Patria está viva y el presidente está vivo y la lucha sigue.



Si, la lucha sigue, y es que debemos cuidar y proteger la patria y también la Soberanía del Estado ya que sin soberanía la Patria se debilita.



Hoy 16 de abril del año 2013, se está gestando un golpe de estado planificado desde el norte donde inventan atentados a los ciudadanos y sus instituciones para justificar cualquier acto violento en cualquier país del mundo justificando así “LA DEFENSA Y LA SEGURIDAD DE LOS EE.UU” para promover ante el mundo su falso, cínico eslogan de querer llevar a los ciudadanos del mundo la “Libertad y la democracia”.



Pero una vez más ponen de manifiesto su descarada pretensión de inmiscuirse en la política interna de Venezuela bajo el pretexto antes nombrado, como si ellos fueran los dueños de este glorioso pueblo Venezolano, del cual la historia ha demostrado con hechos, que solo llevó y sigue llevando fuera de su fronteras, paz y libertad a los pueblos oprimidos por los imperialismos de antes y ahora.



A la Patria Grande de América, le decimos que la espada de Bolívar sigue por América latina y que ahora no es solo una espada la que va abriendo caminos y llevando paz y libertad en esta Patria Grande, sino que también lo acompaña el sable de Hugo Chavéz, el mismo que recibió en su juramentación como oficial soldado de la Patria en 1975 en el Fuerte Tiuna en Caracas. Venezuela.



Si, ahora son dos (2) roble que sacrificaron su vida y su tranquilidad para libertar a su pueblo, pueblos que en éste siglo XXI coinciden en sus fronteras, en sus ideologías, en sus características culturales, en su música, en sus emociones y sus sentimientos, y lo que es más grande en su filosofía por la vida y la Patria.



La geopolítica fue y es uno de sus elementos esgrimidos como fundamento político para presentar sus batallas antes los diferentes enemigos que se le presentaron, pero lo resaltante de esta filosofía empleada para gobernar, liderar y dirigir, de ambos , es que pensaron en su pueblo ante que su seguridad física y su propia tranquilidad espiritual.



El legado dejado por Bolívar y Chavéz tienen una diferencia de 200 años y de 1 mes, pero lo enorme y trascendental de éste legado, está señalado por el pensamiento ideológico, histórico, filosófico y político que ambos pudieron esculpir como arquitectos de los tiempos en la estadística política, fenómeno que es difícil de ser igualado por algún otro gran hombre surgido de las entrañas políticas del mundo, definida por estrategias propias, inéditas e inspiradoras que forjan el espíritu de cualquier ser humano que quiera y albergue en su más recóndito lugar del ser, pelear y luchar por la independencia, libertad, y paz de su Patria.

Esta es la forma de lograr tan ansiada soberanía que permita la seguridad política, económica y social necesaria para evitar que nuestros territorios y pueblos soberanos sean ultrajados por los más viles actos de potencia extranjera alguna y por apátridas o pitiyanquis vendidos al imperio solo por obtener dádivas materiales, vacías de honestidad, de humanidad y de espiritualidad.

El pueblo debe estar alerta, los invasores están activos, unos que son nuestros propios coterráneos, fascistas que no desean la paz, solo lograr sus objetivo de mandar ellos el país para revertir los valores patrios que ésta revolución bolivariana nos ha dado, y otros que son quienes le dan ideas estratégicas para que actúen internamente y lo que es peor, para que le den facilidades desde adentro de nuestro territorio, para que incursionen en el suelo patrio de Bolívar y Chavéz.

Si, son unos apátridas que venden la soberanía del Estado venezolano solo para obtener beneficios materiales personales, sin importarles cuántas vidas de venezolanos y latino americanos cueste esto.

Tenemos que cuidar nuestra soberanía y ella está representada por nuestro pueblo, nuestra gente, nuestra cultura, nuestra libertad de tránsito, nuestras industrias, nuestras fuentes de energía estratégicas, nuestro sistema de gobierno, nuestra Constitución Bolivariana Democrática, participativa y protagónica.

Seamos antiimperialistas, ese imperio es la fuente de todos los males de la Patria Grande, ellos no perdonan que nos hayamos rebelado contra sus intereses, que pretendamos construir nuestro propio camino político, ideología con valores socialistas de cooperación donde el fin es ganar-ganar, pero para eso es necesario que impongamos respeto por nuestra soberanía y autodeterminación política, económica y social.

Ya basta de chantajes e imposiciones, no lo aceptamos, hemos decidido ser libre, hemos decidido la forma cómo explorar, explotar, administrar y distribuir nuestros recursos naturales, este sector del mundo ha cambiado para siempre, aquí estamos los hijos de Bolívar, Chavéz, Sucre, Alfaro, San Martin, Artigas, Sandino, Martí, Morazán y otros, dispuestos a defender la patria y la soberanía de nuestro país, si es posible hasta perder la vida, antes que entregárselo a cualquier potencia extranjera o a los vende patria que tenemos desde que fuimos libre del imperio español.

Somos Americanos, amerindios, indoamericanos, hijos de los indígenas de esta tierra ocupada por el ser humano hace 30 mil años cuando la glaciación en el planeta. Somos los propios americanos originarios, los demás son colonos que llegaron después a éste continente, deportados y echado de su tierra original, y que se abrogaron desde entonces de ser los únicos americanos, claro para eso acabaron con la vida y cultura del pueblo indígena que vivió en ese sector de América desde hace 20 mil años. Y, si se podría decir así, secuestraron su soberanía, y más nunca la tuvieron.

Aunque sabemos, que tenemos en nuestra sangre otros genes de razas europeas, la de los pocos indios que quedaron después de la masacre humana que cometieron los españoles con el invento de la conquista – religiosa y espiritual, esta genética indígena originaria es más fuerte que la europea, y aun perdura en nuestro ADN, la actitud guerrera de los caciques: guaicaipuro, terepaima, tiuna, mara, conopoima, cuauhtemoc, tupac amaru, tupac katari, atahualpa.

Si, la sangre guerrera de los aztecas, mayas, caribes, piaroas, motilones, timotocuicas, chibchas, incas y de los aimara está en nuestras venas, y estoy seguro que al imperio le quedan pocos años de existencia, como pasó con el imperio español, romano, de la iglesia medieval, bizantino y otros, y para eso nos hace mucha falta la actitud guerrera de los descendientes indígenas del norte, apache, Cheyenne, Cherokee, comanche, navajo, sioux, etc.

Hijos de la Patria Grande, estamos llamados a defender la dignidad de nuestros antepasados, no permitamos que algún vende patria o imperio alguno pise y mancille nuestra humanidad y nuestra soberanía, seamos libres y tengamos Patria.

¡Viviremos y venceremos!

Patria Socialista del Pueblo Soberano, necesario es vencer.



[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1172 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

¡Palo al Tiburón! Contra el Imperialismo en Defensa de la Soberanía

Ideología y Socialismo del Siglo XXI

US Y /tiburon/a163703.htmlCUS